18/11 Poderosa Luna Nueva en Escorpio


Aquí llega la poderosa Luna Nueva en Escorpio y digo “poderosa”  que es a menudo el adjetivo que acompaña al signo de Escorpio. Porqué? Este es el signo que nos conecta con los sentimientos más profundos de nuestra psique. Todo aquello que nos cuesta aceptar como nuestro, y que nos toma más de media vida, aceptar y aprender a navegar por ello, adquiriendo sabiduría y curación. Sin ese reconocimiento, la experiencia de Escorpio, puede ser muy destructiva y peligrosa. A mi me gusta llamarle “la Bestia”, en nuestro interior, aquella parte de nuestra psique que nos impulsa a sobrevivir, a rescatarnos una y otra vez de las caídas emocionales y físicas. Sin ello, nos entregaríamos a la “mala suerte” y no lucharíamos por salir de nuestros dilemas. Es a través del viaje al Submundo mental que nos encontramos con Plutón y Marte, las dos energías menos civilizadas de nuestra psique. Plutón, descubierto en 1930, en las puertas de la Segunda Guerra Mundial, nos trajo a la consciencia de forma masiva, todo de lo que es capaz el Ser Humano. Las guerras, que son el dominio de Marte o Ares, Dios de la Guerra, es donde el ser humano da rienda suelta a su crueldad, a su salvajismo, a su capacidad de destrucción. Sólo falta mirar las terribles imágenes que emergen de Aleppo y de Raqqa, las ciudades rescatadas de ISIS, o Estado Islámico, por mencionar algunas. Esto es el ejemplo de “poderosa” energía Escorpiana.

Esta lunación, como todas las demás, es única, habla de un caleidoscopio astral nunca vivido antes, lleno de aspectos positivos y otros más desafiantes. Entre estos últimos, tenemos la cuadratura entre los dos regentes de Escorpio: Marte y Plutón- Juno. Este es un aspecto que no impulsa a “ganar” cueste lo que cueste, por tanto, debemos tener mucho control estos días, para alejarnos de aquello que no desafía y poder mirar el tema con más calma y midiendo las consecuencias. El impulso será lo contrario, así que tendremos que contenernos y actuar como personas y no sólo desde la Bestia. Pero Escorpio es mucho más que salvajismo y estos son momentos magníficos, para que miremos en nuestro interior, y preguntarnos: qué es lo que nos impulsa a sentir de esa manera. Qué estamos tratando de ganar? Qué nos desafía de ese modo? Qué botones nos toca el otro que nos incomoda tanto? Entre los aspectos más positivos de esta lunación, tenemos lo que necesitamos para manejar esas energías tan potentes. Entre ellos: Saturno y Folo, que viajan juntos, en los últimos grados de Sagitario, alineados exactamente con el Centro Galáctico, ese agujero negro que emana millones de ondas electromagnéticas, del cual conocemos muy poco y que algunos consideran “la Fuente” de la energía, por tanto actuando con mucho poder; se encuentran en un trígono (120º) a Urano en Aries, lo que describe la necesidad interna de liberarnos de aquello que nos oprime, que nos mantiene dependientes de algo o de alguien y que pide a gritos concluir esa etapa de nuestra vida. “Algo” necesita evolucionar, dar un paso adelante, con menos cadenas, con menos compromisos que ya no significan nada en nuestra vida. Un capítulo termina y comenzamos uno nuevo, como es adecuado para una Luna Nueva.

El otro aspecto positivo e inspirador, es la conjunción Venus -Júpiter que comienza a desformarse, pero que para esta lunación continúan juntos, formando ese trígono a Neptuno que nos provee con la creatividad necesaria para salir de las situaciones que nos oprimen y nos impiden ser feliz. Si desarrollas una actividad creativa, estos son momentos magníficos, donde la inspiración fluye gratuitamente y podemos beneficiarnos del néctar de esa bendición divina. Los regalos divinos tienen ese sabor a infinitas posibilidades, son esa voz que nos dicen: “tu puedes”, deja fluir lo que sientes y aplícalo con Amor. El Amor, es el ingrediente indispensable en la expresión creativa, como lo son el dolor y la frustración. Pero el Amor es el detonante, si no amamos lo que hacemos, la creatividad no fluye.

Publicidad

Si estáis en pareja, este es el momento ideal para reparar, para comunicar lo que realmente sientes, para aceptar que el otro/a, también sufre, también se equivoca, toma decisiones de las que se arrepiente, dice cosas que hubiese preferido no decir, en definitiva, es Humano, como tú, como yo. Esta lunación, el Sol y la Luna en Escorpio conectan también con Quirón en Piscis, y sentiremos que algo cede, que algo cura, que sin que nos demos cuenta, la tensión con alguien o con algo, comienza a curar, y  debemos “aceptar” nuestra responsabilidad, para poder hacerlo. Quirón desde Piscis no enseña que desde la “víctima” la herida se perpetua, sentirse víctima nos veta la posibilidad de curar las heridas emocionales. Debemos tomar responsabilidad, dice Saturno, no sólo por nuestras acciones, sino por nuestros desorbitados ideales también. Quirón es el maestro de esto, es el símbolo de aquel que no nació perfecto, ya que por las irresponsabilidades de sus padres, él nació mitad hombre, mitad bestia, pero lejos de ser una víctima, Quirón usó sus circunstancias para expresar su bondad y su creatividad y se dedicó a curar y a entrenar héroes. Nos enseña que por terrible que sean nuestras circunstancias , siempre hay algo en nosotros que tiene valor  y nos impulsa a compartir, nos enriquece y nos ayuda a evolucionar.

A nivel mundial, continuaremos con las acusaciones de abuso sexual a personas poderosas, y en el gobierno. La riqueza escondida entre los que conforman el 1% de la población se revelará más y más. Ayer, alguien compró en Christie’s (los subastadores de obras de arte) una obra de Michelangelo, por 450 millones de dólares.

Los signos de Agua sienten este impulso creador con fuerza, pero los nacidos en el tercer decanato de los signos Mutables  y Fijos, también se encuentran en un momento de sus vidas determinante, cuando la magia del Universo nos lleva a cambiar, a dejar ir, a Aceptar que nada en esta vida es eterno excepto el Amor. Si amas, entonces no hay muerte posible.

Cristina Laird / España / @astrologyworks

Dejar un comentario