Arzobispo Law: Verguenza de la Iglesia Católica en EE.UU


La Oficina de Prensa de la Santa Sede informó que falleció en Roma el cardenal Bernard Law, Arcipreste emérito de la Basílica Papal de Santa María la Mayor y Arzobispo emérito de Boston EE.UU victima de complicaciones con la diabetes que padecía.

Nacido el 4 de noviembre de 1931 en la localidad mexicana de Torreón, Law, cuyo padre era coronel de las Fuerzas Aéreas estadounidenses, creció en bases militares.

Estudió historia medieval en la Universidad de Harvard. Comenzó estudios religiosos en 1953 y fue ordenado sacerdote en Misisipi en 1961. En 1984  fue consagrado arzobispo de Boston: un rol que lo vio comprometido en el frente ecuménico y para el progreso de las relaciones católico – judías. 

Publicidad
Jackson Health System

Fue creado y publicado cardenal en el Consistorio del 25 de mayo de 1985, con el Título de Santa Susanna. Participó en el cónclave de abril de 2005 que eligió al Papa Benedicto XVI. El cardenal Bernard Law tenía 86 años, por lo tanto no era un cardenal elector.

El poder de Boston

Poderoso e influyente, Law manejó por 18 años y a su antojo el prestigioso arzobispado de Boston llegando a ser uno de los líderes más importantes de la Iglesia católica en Estados Unidos. Tuvo una gran influencia en nombramientos del Vaticano en arquidiócesis norteamericanas, ayudó a marcar prioridades para los obispos del país y por si fuera poco tenía el favor del papa Juan Pablo II. Nadie podía predecir el que sería el desenlace de su carrera eclesiástica, ni siquiera sus victimas.

Durante meses el equipo de investigaciones del diario The Boston Globe denominado “Spotlight” bajo la dirección de Martin Baron, actual Director de The Washington Post, trabajó señalamientos directos a sacerdotes  pederastas en Massachusetts . Lo que los periodistas inicialmente creyeron que era el caso aislado de un sacerdote abusando a menores en realidad era un patrón de tratamiento – ejecutado desde el arzobispado –  hacia los sacerdotes involucrados en abusos sexuales a niños. Las investigaciones los llevaron a descubrir a 87 sacerdotes pederastas que fueron literalmente protegidos por el cardenal Law. Según las investigaciones, Law  los trasladaba de destino y les conseguía bajas médicas para sacarlos del entorno donde cometían los delitos. Es decir, el cardenal a sabiendas de los delitos cometidos por los sacerdotes, los protegió. 

A comienzos del año 2002 el Boston Globe publicó el caso con un link en su página WEB a documentos que evidenciaban los casos de abusos y un número de teléfono para denuncias. La redacción del periódico colapsó por las llamadas de decenas de personas que aseguraban haber sido victimas de los sacerdotes de Massachusetts. La actuación de Law desencadenaba así la peor crisis del catolicismo en Estados Unidos.

Publicidad

http://www.bostonglobe.com/news/special-reports/2002/01/06/church-allowed-abuse-priest-for-years/cSHfGkTIrAT25qKGvBuDNM/story.html

Por estos artículos los periodistas que llevaron a cabo la investigación ganaron el prestigioso premio Pulitzer.

Sin defensa

Inicialmente Law trató de maniobrar en el escándalo negándose a hacer comentarios. Práctica común desde el Vaticano, no sucumbir a la presión. Pero las denuncias se contaban en miles de registros eclesiásticos que demostraban como el intocable Law privilegió los intereses de los sacerdotes pederastas sobre las propias victimas. El año 2002 fue catastrófico para el arzobispado de Boston. Quebrado y deshonrado, Law trató de renunciar un par de veces pero el papa no aceptaba la renuncia. Debía resistir. Sin embargo el 13 de diciembre de ese mismo año 2002, Law, acosado por las acusaciones, presentó su renuncia formal al papa Juan Pablo II y este finalmente la aceptó. El alcance de la crisis se había perdido de vista.

“A todos los que han sufrido por mis errores y deficiencias, les pido disculpas y les ruego que me perdonen”, dijo Law al renunciar.

Publicidad

En el año 2004 Law regresó a Roma donde aún conservaba cierto poder.  Protegido del papa, fue nombrado arcipreste de la Basílica de Santa María la Mayor, una de las cuatro principales basílicas de Roma. Cuando Juan Pablo II murió en el año 2005,  Law fue uno de los obispos que presidió una misa funeraria por el pontífice en la Basílica de San Pedro. 
También siguió sirviendo durante años en varios comités estratégicos del Vaticano, incluida la Congregación de Obispos, que recomienda nombramientos al papa. Jamás Law  afrontó cargos penales por el encubrimiento masivo y su “exilio dorado” en Roma fué causa de dolor en la comunidad de víctimas de los abusos sexuales por parte de la Iglesia católica.

Pero la reputación por su gestión encubridora y cómplice  de delitos sexuales a centenares de niños lo persiguió hasta su muerte.  Law se convirtió durante el resto de su vida en un símbolo del fracaso generalizado de la Iglesia a la hora de proteger a los niños. Así será recordado siempre. 

“Spotlight”

La aterradora historia de pederastia sacerdotal en Massachusetts fue llevada a la gran pantalla hollywoodense con la película “Spotlight” que precisamente narra el desarrollo de las investigaciones periodísticas del Boston Globe que desenmascararon al Cardenal Law. El film, estrenado en el año 2015, se acreditó el premio Oscar a mejor película. 

 

 

La diócesis de Boston tiene más de dos millones de católicos. Durante 60 años, más de 1.000 niños fueron víctimas de abusos sexuales por parte de 237 sacerdotes, según un informe del ministerio de Justicia del estado de Massachusetts.

Desde 1950, más de 6.500, o en torno al 6% de los sacerdotes estadounidenses, han sido acusados de abusos sexuales a menores, y la Iglesia estadounidense ha pagado más de 3.000 millones de dólares en acuerdos con las víctimas, según estudios encargados por los obispos estadounidenses y reportes de medios.

El actual arzobispo de Boston es el cardenal Sean O’Malley, un franciscano de reputación intachable.

Investigaciones Triangulando / Miami / @triangulandonet

 

 

 

 

Dejar un comentario