Aspectos positivos de Mercurio Retrógrado


Este es un ejemplo extraordinario de como resuenan los asteroides en la carta astral de un evento y además el efecto positivo de los retrógrados. Cuando hablamos de un planeta en moción retrógrada, a menudo, sugerimos una mirada atrás. Algo inconcluso del pasado, necesita RE-visarse, nos vuelve a tocar a la puerta, para que le demos una solución o al menos una conclusión.
Cuando el 15 de Noviembre de 2017 se escucharon 2 explosiones en el submarino ARA San Juan, con 44 marinos a bordo, lo que siguió fue absoluto silencio. La última comunicación por radio fue a las 8:52, luego a las 10:51 se escuchó la última explosión y luego nada. En medio de la conmoción se compaginaron esfuerzos para averiguar que había pasado y luego la búsqueda que duró exactamente un año y un día.
El sábado 17 de Noviembre, a las 0:30 h se visualizaba por primera vez restos del submarino en el lecho marino a más de 917 metros de profundidad a unos 500 kilómetros de Comodoro Rivadavia por la empresa Ocean Infinity.

Scan 7

En esta carta doble,  la carta interior es la de la desaparición, hace un año, levantada para las 10:51 cuando se registró la última explosión. En ella podemos ver la Luna en Libra que venía de alinearse exactamente con Marte, también en Libra a 15º, lo que describe los momentos de más estrés del evento en una cuadratura a Plutón a 17º de Capricornio, Señor del Submundo, que parece describir la situación en la que se encontraban y también al asteroide ARA a 19ºde Cáncer. Júpiter en Escorpio también formaba un aspecto de trígono al asteroide San Juan a 6º de Cáncer. Saturno en Sagitario también en trígono a Urano (los eventos repentinos, inesperados) en Aries, parece describir el hecho, que este era un submarino de guerra (Aries) en un ejercicio oficial (Saturno). Urano a su vez oponía exactamente a Venus, lo que de alguna forma implica, que esos momentos antes de la emergencia, posiblemente habría una buena atmósfera de respeto y cariño entre los tripulantes. Una gran cruz como esta describe el momento de máxima tensión, detonada por la Luna al entrar en ella al lado de Marte, oponiendo a Urano y encuadratura a Plutón y ARA. Además Mercurio formaba una cuadratura a Neptuno (el mar), como si nos recordase que es justamente Hermes (Mercurio) quien se encarga de llevar y traer las almas al submundo, en este caso del océano.

La carta de afuera es la posición planetaria en el momento en que se descubren los restos del submarino un año después de su desaparición y podemos ver que Mercurio que se ponía retrógrado justo en ese momento, lo hacía exactamente en el mismo punto por signo y grado a la posición que tenía aquella terrible noche que desapareció. Saturno que ya ha entrado en Capricornio y se encuentra a 6º, exactamente opone el asteroide San Juan. La Luna junto a Neptuno (el mar), oponen el asteroide ARA que se encuentra a 9º de Virgo, al mismo tiempo que forman cuadratura a Mercurio retrógrado. Pero quizás lo más interesante es que los Nodos Lunares que acaban de entrar en el ángulo Cáncer-Capricornio, después de haber transitado el de Leo-Acuario desde Mayo del 2017, al hacerlo forman cuadratura a Urano que ha retrocedido a los últimos grados de Aries por última vez. Por último, el asteoide San Juan ahora para la conclusión de este misterio que duró un año, forma una cuadratura a Plutón, justo para esta Luna Llena en Géminis, cuyo regente es Mercurio, como si de alguna manera, devolviese desde su oscuridad, desde su reino, el submarino después de haberlo detenido por un año.

Publicidad

Lo que viene, si bien curará o dará un cierre a la agonía de las familias de los 44 jóvenes y no tan jóvenes héroes que se encontraban en su interior, haciendo su trabajo cotidiano, no será fácil. Mi alma duele de pensar en todo ello. Mis plegarias estarán centradas en ellos y sus familiares.

Christina Laird / @astrologyworks 

Dejar un comentario