Cuadratura del círculo


Intentar resolver la cuadratura del círculo es una expresión común para designar que algo es imposible. Eso está haciendo Ortega: seguir a Venezuela en lo político, pero evitar las políticas de Maduro, y antes de Chávez, en lo económico.

Dirigentes empresariales lo han dicho: no se puede resolver la crisis, de naturaleza política, con medidas económicas. Pero Ortega lo está intentando. Continúa la represión en una escala mayor y más sangrienta que en Venezuela, mientras convoca a elecciones regionales en la Costa Caribe, como si el sistema electoral no estuviese absolutamente cuestionado y no hubiese pasado nada. Y no sería sorpresa que convoque a más elecciones de la misma naturaleza con sus socios colaboracionistas, algunos de los cuales, como Alemán, ya han dado señales anticipadas.

A la vez, a diferencia de Venezuela, adopta medidas preventivas y prudentes desde el punto de vista técnico en lo económico, como si se tratara de simples ajustes frente a desequilibrios inesperados. Ante la previsión de caída en los ingresos tributarios recorta el gasto público para evitar la inflación, y decide emitir títulos de inversión garantizados por el Estado, y no solamente por el Fondo de Garantía de Depósitos (FOGADE), para defender las reservas internacionales.

Publicidad
Jackson Health System

Nada le va a funcionar, ni en lo económico, ni en lo político.

Mientras no se resuelva la crisis política no se recuperará la confianza, para que haya personas en Nicaragua o Centroamérica, que compren los certificados de inversión del Banco Central. Y menos aún con el desorden de comunicación que puso en duda el tipo de cambio del córdoba frente al dólar, o bien con publicidad de esos certificados tan alegre como si no continúe el derramamiento de sangre y la represión, apresando hasta excompañeros de lucha del propio Ortega, y condenando a personas como en el caso del periodista Gahona, mientras se oculta a los verdaderos responsables del crimen.

La naturaleza política de la crisis tendrá a partir de hoy mayor presencia internacional. El demoledor informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la represión de Ortega, será el insumo fundamental para la reunión del Consejo de Seguridad de esa organización, que abordará el tema de Nicaragua el próximo miércoles. Y en el Congreso de los Estados Unidos y en la Organización de Estados Americanos (OEA) se retomará el caso de Nicaragua, después del receso de agosto, tanto en torno a la Magnitsky nica y la Nica Act, como en el Grupo de Trabajo de países de la OEA.

Y si, como parte del aspecto político Ortega pretende que Nicaragua pase desapercibida, los focos de la atención internacional se encargarán de iluminar sus atrocidades.

Edmundo Jarquim / Nicaragua 

Publicidad

Dejar un comentario