Fidelito el mal querido


La primera y única mujer con la que el dictador cubano, Fidel Castro, contrajo matrimonio, incluso por la Iglesia, es Mirtha Díaz Balart, quien hoy tiene 88 años .

Fidel Castro y Mirtha se conocieron en la Universidad de La Habana cuando eran estudiantes, ella de Filosofia y el de Derecho. Ella pertenecía a una familia rica e influyente y él daba sus primeros pasos de dirigente estudiantil. Era el año 1948. A pesar de la oposición familiar, Fidel y Mirtha se enamoraron, se casaron y como cualquier familia aburguesada de la época, disfrutaron de su luna de miel en Miami y Nueva York. Mirtha tenía 20 años y Fidel 22.

El 1 de septiembre de 1949 nacía su hijo Angel Fidel Castro Díaz-Balart, mejor conocido como “Fidelito”. Ella abandonó los estudios para cuidarlo. Pero Fidel seguía su camino, intervenía en la revuelta contra el dictador dominicano Trujillo, participaba en el ‘bogotazo’, organizaba el asalto al cuartel de Moncada el 26 de julio de 1953. Vino el fracaso, la cárcel, la medida de gracia de Fulgencio Batista y su salida hacia México.  Sus continuas separaciones por la actividad revolucionaria de Castro, y sobre todo las infidelidades de éste, dieron al traste con la unión. El detonante fue una carta dirigida por Fidel a otra mujer, Naty Revuelta -cuando estaba preso en Isla de Pinos tras asaltar el Cuartel de Moncada – que cayó por equivocación en manos de Mirtha. La versión que circula en Cuba es que no fue casualidad, sino una venganza del director del penal contra Fidel. Naty Revuelta se convertía poco tiempo después en la madre del segundo hijo del dictador, una niña a la que llamaron Alina Fernández Revuelta.

En tiempos mas felices, Mirtha, Fidel y Fidelito en La Habana, Cuba.

Tras divorciarse del líder cubano en 1955, Mirtha se unió sentimentalmente a Emilio Núñez Blanco, apodado Milio, casándose un año después. Era notario, hijo del embajador cubano en la ONU, Emilio Nuñez Portuondo, y oponente acérrimo de Castro. Éste, exiliado entonces en México, donde preparaba el golpe contra Batista, montó en cólera al saber que Mirtha se había unido a un enemigo político, y su hijo Fidelito se educaría con un batistiano. Así que, bajo el engaño de que quería despedirse de su hijo por si moría en el asalto al poder, hizo que Mirtha se lo enviara a México, donde le retuvo por la fuerza. Ella y Núñez Blanco liberaron en México al niño, con ayuda de la Policía azteca.

Publicidad
Jackson Health System

Cuando en 1959 Fidel Castro llegó al poder, Mirtha y su esposo permanecieron algunos años en Cuba hasta que Fidelito, fue enviado a la Universidad de Moscú para cursar estudios. Fue entonces cuando el matrimonio decidió instalarse definitivamente en Madrid. Así Mirtha podría  estar más cerca de su único hijo varón. Su gran amor.

 

Fidelito y su mamá Mirtha en La Habana, Cuba

Fidel Castro Diaz-Balart, el misterio lo envuelve

Gracias al halo de secretismo que su padre creó alrededor de todo y en particular de su familia, muy poco se conoce de quien, alguna vez se pensó, podría convertirse en sucesor del “trono” castrista. Según cuenta Juan Reynaldo Sánchez, quien fuera escolta personal de Fidel Castro entre 1968 y 1994,  la realidad es que Fidel Castro no se ocupó para nada de lo relacionado con su primogenito hijo, después de quitar del camino a su madre, raramente lo veía o conversaba con él, y esos contactos se hicieron aún más esporádicos en la medida en que fueron apareciendo otros hijos y sobre todo la nueva compañera “fija”, Dalia Soto del Valle, la que cuidó celosamente la prioridad para sus cinco hijos, los que no tenían contacto con Fidelito ni con otros de los descendientes concebidos por el líder máximo fuera de matrimonio.

Fidelito siempre mantuvo el contacto con su mamá mas no así con su familia materna. Su tío,  Rafael Díaz-Balart quien fue Subsecretario de la Gobernación con Batista, y vivía entre Miami y Madrid se había casado en segundas nupcias con una viuda española, Mercedes Romay, apodada Chelas. Era hermana del que fue hombre de confianza de Manuel Fraga y ministro de Sanidad de Aznar, José Manuel Romay Becaria.

Rafael Díaz Balart atesoraba una gran fortuna y su obsesión era ver fuera del poder a Fidel Castro, sueño que no pudo cumplir, pues murió en 2005 de una leucemia. Un odio correspondido, ya que el dictador cubano juró matar a su ex cuñado con sus propias manos. Por esta razón, Díaz Balart llevaba siempre pistola.

La fijación paterna contra Fidel Castro fue heredada por los hijos de Rafael Díaz Balart, Lincoln y Mario, (ambos congresistas republicanos por Florida, EE.UU) y Rafael y José, que pasaban largas temporadas en Madrid.

Mirtha y Fidelito

Cuentan testigos que Mirtha siente un  gran cariño y admiración por sus sobrinos congresistas. Una de sus mayores preocupaciones era que no coincidieran con su hijo Fidelito, que la visitaba ocasionalmente en Madrid . Le horrorizaba que se enfrentaran. 

Publicidad

Fidelito, buen alumno, estudió en la Universidad de Moscú la carrera de Ciencias Físicas y Matemáticas. Allí pocos conocían su identidad, ni siquiera muchos de sus amigos y compañeros de aula, ya que usaba el seudónimo de José Raúl Fernández. Se graduó cum laude en Física Nuclear y se casó con una soviética, Olga Smirnova, madre de sus tres hijos. Pero la experiencia matrimonial del primogénito de Castro no termina ahí. Se casó por segunda vez con una cubana, Victoria Barreiro, hija de un general responsable del servicio de inteligencia cubano.

Fidelito desempeñó en Cuba cargos importantes: en 1980 fue nombrado responsable de la Comisión de Energía Atómica y de la Secretaria de Asuntos Nucleares. aunque su paso por los despachos no terminó bien. Tras sonados fracasos profesionales, escandalos de corrupción y vida desenfrenada llena de lujos y despilfarros, de ambos cargos fue destituido por su padre en junio de 1992.  Tras un periodo de ostracismo, en 1999 se convirtió en asesor del Ministerio de Industria Básica.

 

Aún estando alejado afectivamente de su padre, Fidelito trataba de imitar al dictador en todo lo posible. Se dejó crecer la barba, tenía autos marca Alfa Romeo como los había tenido el dictador y llegó al punto de tener trajes, vestimenta y refrigerios en los baúles de los vehículos, en el mejor estilo de Fidel Castro. 

Paris Hilton y Fidelito en La Habana, Cuba

Hace un par de años Fidelito reapareció del brazo de nada mas y nada menos que la multimillonaria Paris Hilton. Se celebraba en La Habana la clausura de XVII Festival Internacional del Habano y el fué el encargado de pasear a la rica heredera norteamericana y a la famoso modelo Naomi Campbell por Cuba. Nada hacía presagiar que unos meses después se quitaría la vida. Asegura el régimen de La Habana que Fidelito,  hacía meses sufría de “un estado depresivo profundo” y que “como parte de su tratamiento requirió inicialmente un régimen de hospitalización y luego se mantuvo con seguimiento ambulatorio durante su reincorporación social”

Como todo detalle relacionado a su vida, a la de su padre, su madre y al régimen cubano, quizás nunca se sepa la razón verdadera de su supuesto suicidio. Tenía 68 años. 

Publicidad

Investigaciones TRIANGULANDO / Miami/ @triangulandonet

 

 

 

 

 

Dejar un comentario