El fin de Thomas Shannon


El anuncio sobre el retiro del subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, Thomas Shannon, tal vez no sorprenda. Con 60 años de edad a cuestas, 35 de ellos trabajando para el Gobierno estadounidense, el diplomático ha decidido que era tiempo de “darse un respiro”.

“He decidido que es momento de tomarme un descanso”, ha señalado Shannon en una entrevista con varios medios estadounidenses, para luego añadir que “treinta y cinco años es mucho tiempo. He librado una buena batalla”.

Pero aún no se ha marcado la salida definitiva del “número tres” de la agencia que dirige Rex Tillerson. Y es que la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, ha indicado que Shannon permanecerá en el cargo hasta que se nombre un sucesor “para garantizar una transición sin problemas”.

Publicidad

Sus palabras sin dudas podrían aludir al hecho de que el veterano diplomático, quien ha recalcado que su determinación responde a razones personales y no políticas, ha jugado papeles fundamentales en la geopolítica estadounidense a lo largo de sus 35 años de carreras.

Shannon junto a Secretario Tillerson

Su papel en Haití

Archivos desclasificados por Wikileaks revelaron que Shannon tuvo participación activa en el golpe de Estado contra el expresidente de Haití Jean-Bertrand Aristide en 2004.

De acuerdo con el documento, el entonces Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental sostuvo una reunión con quien se desempañaba como jefe de la misión militar de las Naciones Unidas en Haití, Edmond Mulet, en 2006, en un esfuerzo conjunto para mantener a Aristide en el exilio en Sudáfrica.

Fue durante ese mismo viaje a suelo haitiano cuando Shannon dijo que el exmandatario representaba el “pasado” e invitó a los ciudadanos a mirar hacia “el futuro”. https://www.telesurtv.net/news/Quien-es-Thomas-Shannon-20160621-0046.html

Publicidad

Pieza en el golpe hondureño

Tres años más tarde, el hoy funcionario estadounidense tendría participación en otro golpe de Estado pero esta vez sería en Honduras.

Shannon, quien estuvo en Tegucigalpa una semana antes del golpe al expresidente Manuel Zelaya, a instancias de grupos militares y civiles implicados más tarde en el movimiento insurgente, fue determinante para la solución de la crisis en ese país. 

Su rol fue crucial en los llamados acuerdos de San José y Guaymuras, respectivamente, tratando de convencer al entonces mandatario interino, Roberto Micheletti, para que renunciara a esa posición y restableciera en la presidencia a Zelaya, o que por lo menos ambos personajes se pusieran de acuerdo para apoyar las elecciones y resultados del 29 de noviembre de 2009.

Además, de acuerdo con el portal BBC Mundo, fuentes cercanas revelaron que el diplomático estadounidense mantuvo negociaciones secretas con Porfirio Lobo, quien en aquel momento aspiraba por la presidencia hondureña, para que este llamara a los diputados de su organización, Partido Nacional, a votar por la restitución de Zelaya.

Publicidad

Pero si algunos de sus legisladores no se comportaban de manera obediente y votaban contra Zelaya, Shannon se comprometía a aceptar -de todos modos- el resultado de los comicios. http://www.bbc.com/mundo/america_latina/2009/10/091031_2116_pacto_secreto_gm

No obstante, los movimientos del entonces saliente Secretario Auxiliar para Asuntos del Hemisferio Occidental estaban milimétricamente planificados.

Posteriores revelaciones de los correos electrónicos filtrados de Hillary Clinton, secretaria de Estado de la Casa Blanca durante los acontecimientos que terminaron con la salida de Zelaya, subrayaron que el día del golpe (28 de junio de 2009), Shannon proveyó una actualización a Clinton y a su personal cercano haciéndoles notar que había “llamado al nuevo comandante del SouthCom para asegurarse un acercamiento coordinado -desde entonces- de EE.UU. con sus más grandes equidades militares en Honduras, como la Joint Task Force Bravo y la base aérea Soto Cano”. https://resumen.cl/articulos/emails-sobre-honduras-muestran-que-las-dos-caras-de-hillary-clinton-sintonizan-con-el-doble-rasero-de-eeuu

Shannon y Zelaya en Honduras

Un mensaje posterior, con los temas de conversación para una llamada de teléfono entre Clinton y el Ministro de Asuntos Exteriores de España de ese año, indicó que el equipo de Clinton ya estaba enfocado en asegurarse que las próximas elecciones nacionales de Honduras ocurrirían en la fecha pactada (en noviembre de 2009).

Varios días después del golpe, Shannon envió un mail a Clinton con los documentos de base para una llamada telefónica del 6 de julio al entonces presidente de Colombia, Álvaro Uribe, donde se discutía el plan de un bypass a la OEA –donde muchos gobiernos se encontraban impacientes con unos EE.UU. que parecían querer alentar el régimen golpista– y organizar negociaciones directas entre el mandato surgido del golpe y el gobierno exiliado de Zelaya en Costa Rica, donde éste sería supervisado de cerca por funcionarios del departamento de Estado de la Casa Blanca y el presidente costarricense, Oscar Arias.

De igual forma, 24 horas luego de las elecciones, el diplomático instó a la secretaria de Estado a retratar el proceso comicial como profundamente democrático, a pesar de que el congreso hondureño había votado contra el restablecimiento de Zelaya; de que las votaciones ocurrieron bajo un supuesto “gobierno de la unidad” que no incluyó a nadie del anterior mandato, y de que casi cada país de la región lo consideraba ilegítimo.

Mediador entre Caracas y Washington

El funcionario con la mayor antigüedad en el servicio exterior estadounidense también ha tenido una participación muy activa para rebajar las tensiones entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la Casa Blanca.

Incluso, el diplomático ha sido considerado como la principal figura detrás de la conducción de la política del Departamento de Estado hacia Venezuela. Y ha sido cuestionado por algunos sectores de la política estadounidense por tratar de contener la imposición de sanciones contra funcionarios del chavismo, así como por su posición de tratar de calmar los ánimos a modo de permitir una salida negociada del régimen de Maduro, según el rotativo El Nuevo Herald.

Shannon sostuvo en territorio venezolano varias reuniones con el presidente Maduro, en el Palacio de Miraflores, y con miembros de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en la sede de la Embajada de Estados Unidos en Caracas, en abril de 2015.

Fue esta misma visita a Caracas, la que ayudó al entonces Consejero del Departamento de Estado de los Estados Unidos a coordinar un encuentro entre Nicolás Maduro y el expresidente Barack Obama en Panamá.

No obstante, una de las más polémicas acciones del funcionario fue un diálogo que sostuvo en Haití con el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, que generó la reacción de influyentes congresistas de EE.UU. como el senador Marco Rubio. http://www.elnuevoherald.com/noticias/estados-unidos/article197806809.html

Rubio expresó en esa oportunidad que el encuentro con Cabello, quien actualmente está incluido en la lista de sanciones de Washington y es investigado por presunto tráfico de drogas, le dio un manto de legitimidad al funcionario chavista.

Shannon reunido en Haiti con Michel Martelly, y los funcionarios chavistas venezolanos Disodado Cabello y Delcy Rodriguez

En 2017, el diplomático intentó nuevamente ayudar a Venezuela a abordar la crisis económica, política y social, sin muchos resultados. De hecho, Shannon trató de evitar durante mucho tiempo que el actual presidente estadounidense, Donald Trump, firmara el decreto presidencial que establece sanciones económicas contra Venezuela.

El “número tres” del Departamento de Estado era partidario de sanciones económicas más suaves que, aún aplicadas, no afectarían en demasía el diálogo entre Washington y Caracas; mientras otros personajes, como el propio senador Rubio y el asesor de seguridad nacional, Herbert Raymond McMaster, apoyados por Consejo de Seguridad Nacional (NSC), favorecían un paquete mucho más severo.

El accionar de Shannon sobre las fricciones con Caracas fue tal que el pasado 30 de julio, cuando Trump firmó un conjunto de severas penalizaciones acordadas por el grupo de varias agencias

apoyadas por el equipo de Rubio, el secretario de Estado, Rex Tillerson, intervino alentado por Shannon, manifestando al mandatario que el castigo era demasiado severo. Al día siguiente, el gobierno estadounidense declaró a Maduro como dictador y emitió un conjunto de sanciones más suaves, según la agencia de noticias EFE.

Recientemente, Shannon ha expresado sobre el diálogo venezolano que “es algo muy complicado y difícil en este momento, más que nada por el comportamiento del Gobierno venezolano”, concluyendo que “todavía queda mucho trabajo por hacer. Desde nuestro punto de vista, las sanciones son parte de la fuerza para convencer al gobierno de que la salida de la crisis que sufre Venezuela hoy en día depende de una negociación exitosa”.

Este 1 de febrero, día en que Tillerson ha iniciado su gira por América Latina con el objetivo de encontrar aliados en torno a una solución a la grave crisis en la nación petrolera, el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos estadounidense anunció su renuncia. Caía el hombre del chavismo en Washington.

El curriculum de Shannon

Nacido en Minneapolis, Minnesota, en 1958, Shannon se graduó en el College of William & Mary con un grado en gobierno y política en 1980 y realizó tanto la maestría como el doctorado en política, entre 1982 y 1983, en la Universidad de Oxford.

Un año más tarde daría sus primeros pasos dentro del Gobierno estadounidense cuando fue nombrado Consular en la Embajada de Estados Unidos en la ciudad de Guatemala, cargo que ocuparía hasta 1986.

Posteriormente sería designado como Oficial para Camerún, Gabón y Santo Tomé y Príncipe, desde 1987 hasta 1989, momento en que fue llamado a ser Asistente Especial del embajador en la embajada estadounidense en la capital de Brasil.

Tiempo después se convertiría en el agregado regional de trabajo en el Consulado General de EE.UU. en Johannesburgo, Sudáfrica, de 1992 a 1996; Consejero Político en la Embajada de los Estados Unidos en Caracas, Venezuela, de 1996 a 1999; y Director de Asuntos Interamericanos en el Consejo Nacional de Seguridad (NSC) de 1999 a 2000. https://history.state.gov/departmenthistory/people/shannon-thomas-alfred

Tras su salida de la NSC, fue nombrado Representante Permanente Adjunto de los Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA) hasta el 2001, año en que se convertiría en director de Asuntos Andinos en la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

En 2002, fue Subsecretario Adjunto de Asuntos del Hemisferio Occidental de 2002 a 2003, y desde entonces se desempeñó como Asistente Especial del Presidente y Director Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el NSC de hasta 2005.

En octubre de ese año, se convirtió en Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental y desempeñó ese papel hasta noviembre de 2009, cuando fue Reemplazado por Arturo Valenzuela.

Para el 2010 fue nombrado Embajador de EE.UU. en Brasil, donde sirvió hasta septiembre de 2013. Durante un período comprendido entre julio de 2011 y septiembre de 2011, fue simultáneamente Subsecretario de Estado para Asuntos Políticos del Departamento de Estado; mientras en 2012 el Senado le otorgó el rango de Embajador de Carrera del Servicio Exterior estadounidense.

En diciembre de 2013, fue nombrado Consejero del Departamento de Estado de los Estados Unidos y permaneció allí hasta el 12 de febrero de 2016, cuando fue nombrado Subsecretario de Estado para Asuntos Políticos durante el último año de la presidencia de Barack Obama, cargo con el que finalmente anunciaría su retiro.

Luis Mendoza / Caracas / @MendozasWork

Dejar un comentario