Ingenuos y secuestrados


Todavía hay quien cree que Pedro Sánchez y su mujer fueron víctimas de un malentendido de protocolo cuando pretendieron tomar al asalto el acto de extremo protocolo del jefe del Estado, de la Corona, en su principal contacto anual con la sociedad española en la Fiesta Nacional. También los hay que creen que el concejal caraqueño Fernando Albán se tiró por una ventana del edificio del Sebin, la policía política de Nicolás Maduro y de su asesor José Luis Rodríguez Zapatero, asesor al mismo tiempo del mismo Sánchez, que por poco se nos sienta en el trono en el Palacio Real. Ese Zapatero que, una vez más, negocia a espaldas de los españoles con los peores enemigos de España. Sánchez, aquél que aseguraba que no había adquirido ningún compromiso con las fuerzas que le llevaron al poder en la moción de censura, elabora con todas ellas un programa que es un programa de Frente Popular de vocación totalitaria para un cambio de régimen.

Aunque parezca inaudito y lo oculte la mayoría de los medios, controlados precisamente por quienes alimentan dicho proyecto, fuerzas aliadas de los asesinos que gobiernan en Caracas están conjuradas con el Gobierno de España para un proyecto que los españoles no han votado y desconocen. Pero que todo indica nos lleva directamente a las políticas que aplica al otro lado del Atlántico, un régimen socialista que es, sin ambages, criminal. Dirigido por un dictador sin escrúpulos y despreciable, Nicolás Maduro, cuya mano derecha es la misma mano derecha de Sánchez en sus operaciones diseñadas para mantenerse en el poder a toda costa. La constatación de este hecho debería alarmar a todos.

El comandante Hugo Chávez podría estar en camino de ganar su mayor victoria exterior después de muerto. Él se llevó a Venezuela a los comunistas españoles a pagarles allí por adoctrinar a los suyos y recibir también, con ayuda de los servicios secretos cubanos, del adiestramiento, el conocimiento y los medios necesarios para intentar la gran aventura de la cabeza de puente en Europa para el chavismo. En aquellos tiempos Chávez se consideraba capaz de todo. Allí había dinero para todo. Después pareció todo venirse abajo y la incompetencia de Maduro y el hundimiento de aquel régimen criminal en la miseria y el hambre de la población pareció quitar fuerza a todas aquellas grandes aventuras de conquista para el socialismo. Pues aquí están.

Publicidad
Jackson Health System
Crea cada uno lo que quieran. Hay quienes creen que Elvis Presley está vivo. Pero cuando nos jugamos la unidad, la libertad y que vuelen o no muertos los concejales de la oposición hay que tener cuidado con las ingenuidades. Si queremos impedir en España un gobierno que responda a preguntas sobre muertes de opositores detenidos con el mismo desdén que a las cuestiones sobre el fraude de la tesis, las mentiras de una ministra o los engaños tributarios de otro, conviene tener presencia de ánimo para saber cuándo te quieren secuestrar el besamanos. Porque, nadie lo dude, llegará el día en que nos quieren secuestrar al Rey.
 
Hermann Tertsch / Madrid / @hermanntertsch

Dejar un comentario