Kim-Trump: Ganadores y Perdedores


Luego de la histórica cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump , y el líder de Corea del Norte , Kim Jong-un , Trump brindó una conferencia de prensa de más de una hora, a lo largo de la cual contó detalles de lo sucedido puertas adentro.

Lo primero que dijo el mandatario es que se trató de un encuentro “sincero, directo y productivo”, que tuvo como eje el fin del programa nuclear del régimen comunista, algo que el norcoreano aceptó. Según el presidente, Kim accedió a una “completadesnuclearización de la península que empezará muy rápido’. “No hay límites para lo que Corea del Norte puede lograr si abandona sus armas nucleares”, aseguró.

Asimismo, Trump indicó que Pyongyang prometió destruir un sitio de prueba de misiles, aparte del derrumbado días atrás ante la presencia de la prensa internacional, y que para conseguirlo Estados Unidos no tuvo que dar nada a cambio. Incluso reiteró que las sanciones contra el país no se levantarán hasta que las armas nucleares “no sean un factor”.

Publicidad

Pese a que en un primer momento los medios internacionales preveían que la situación de los derechos humanos no iba a estar sobre la mesa, Trump confirmó que los norcoreanos en los campos de prisioneros son los “grandes ganadores” del día y se mostró confiado en que Kim hará lo correcto. “Confío en Kim”, dijo el republicano en una frase que pareció dejar de lado las denuncias que caen sobre el régimen, acusado de crímenes de lesa humanidad.

Los halagos continuaron: Trump destacó la habilidad del líder para gobernar el país, lo invitó a visitar la Casa Blanca , se mostró esperanzado con que la guerra de Corea “terminará pronto” y se animó a hablar del principio de una amistad.

“Como demuestra la historia, los adversarios pueden convertirse en amigos. Sólo los valientes consiguen la paz”, sentenció el mandatario al tiempo que aseveró que del encuentro surge “un mensaje de esperanza” y una “visión de paz” para el mundo. Estados Unidos está “preparado para empezar una nueva historia” con Corea del Norte.

Trump y Kim se reunieron durante casi cinco horas: primero a solas por 45 minutos y luego en una reunión de trabajo, seguida de un almuerzo con un menú de platos occidentales y asiáticos.

Donald Trump Kim Jong-un no sólo fueron los grandes protagonistas, también los dos se convirtieron, por lo menos hasta ahora, en los ganadores de una cumbre que también ha tenido perdedores.

Publicidad
Prevencion de Fraude

Nuestros GANADORES:

Trump y Kim

Los dos se llevaron lo que querían. Kim afianzó su camino para dejar de ser un paria mundial y consolidó su objetivo de dejar de ser retratado como un “dictador loco” para ser tomado más en serio. Pese a algunas críticas, Trump también recibió elogios por haberse animado a hacer lo que ningún presidente se había animado a hacer y desactivar, al menos por ahora, la perspectiva de un conflicto armado.

Kim y Trump: Los grandes ganadores

China

Durante años ha perseguido un doble objetivo: la desnuclearización de Corea del Norte ha cambio de que Estados Unidos suspenda sus ejercicios militares en Corea del Sur, una zona que considera su área de influencia. Toda la orquestación parece haber seguido el guión chino, e incluso Kim se trasladó en un avión de ese país a Singapur

Kim y Xi : Ganadores

Mike Pompeo

El secretario de Estado trabajó para llegar a este acuerdo incluso antes de asumir el cargo. Considerado un halcón, viajó a Pyongyang para reunirse con Kim y luego negoció en Estados Unidos con el enviado norcoreano. Parece haberse convertido en un diplomátio fuerte y valorado por Trump, a diferencia de su antecesor, Rex Tillerson

 

Kim y Pompeo

Singapur

No era fácil organizar una cumbre de esta magnitud y la pequeña ciudad-Estado aprobó con creces, en un esfuerzo que también le otorgó réditos económicos

Kim paseando por Singapur junto a Canciller de ese país

Nuestros PERDEDORES:

Publicidad

Los aliados del G-7

La imagen no puede ser más contrastante. Un día Trump estaba desairando al primer ministro de Canadá, uno de los países más avanzados en materia de derechos humanos, y a las pocas horas estaba a los abrazos con el líder de un país donde se cometen todo tipo de atropellos. La cumbre pareció confirmar que Trump muchas veces se siente más cómodo con dictadores que con sus aliados demócraticos. Los líderes del G-7 sufrieron el fin de semana pasado el destrato de Trump, más focalizado en arreglar con Kim que en mostrar sintonía con los aliados histíricos de Estados Unidos.

Icónica foto del última reunión del G7

Los defensores de los derechos humanos

Corea del Norte suele ser calificado como un gulag a cielo abierto, con miles de presos políticos, torturas, secuestros en el extranjero y ejecuciones extrajudiciales. Trump no emitió una palabra al respecto, y por el contrario definió a Kim como un hombre que “quiere lo que es justo”

 

Archivo: Kim junto a su padre

Japón

El primer ministro japónes, Shinzo Abe, es uno de los líderes que más paciencia le ha tenido a Trump. De esta cumbre esperaba que Kim aceptará reabrir el diálogo sobre los ciudadanos japoneses secuestrados durante la Guerra Fría. Tendrá que seguir esperando.

Primer ministro japonés Shinzo Abe

Redacción/Investigaciones TRIANGULANDO / Miami / @triangulandonet

 

 

 

 

 

Dejar un comentario