La ansiedad y el futuro


Mis guerreras y guerreros de la vida, la semana pasada les hablé acerca de los propósitos que nos planteamos al comenzar el año nuevo y también me referí a como nos vamos sintiendo a medida que no logramos esos objetivos, tal vez nos frustramos y decepcionamos, acusándonos a nosotros mismos de no tener la capacidad para el logro, nos cuestionamos y generamos pensamientos tan negativos que terminamos creyendo que no valemos nada, que tenemos mala suerte y que la vida siempre nos da una vuelta en contra. Consecuencia ansiedad, insomnio, mal carácter, rabia, y esto porque no vivimos en el presente, sino que andamos permanentemente preocupados por el futuro, lo cual genera ansiedad por la relación permanente que tenemos con el pasado lo cual nos proyecta en el futuro y no nos deja vivir en el aquí y el ahora.

La vida es una navegación en el tiempo, y todos viajamos hacia un solo destino, el abandonar algún día este traje llamado cuerpo que es prestado por el universo, cada día que pasa estamos más cerca de dejar el traje y con menos días de vida, la ansiedad nos hace perder la experiencia de lo maravilloso de esta conexión energética con el mundo que nos rodea, nos aísla y nos enferma.  La ansiedad la mayoría de las veces es generada por no vivir de la manera que quisiéramos. Cuando estamos ansiosos estamos renunciando a horas de nuestra vida diaria por no haberle encontrado sentido, porque la ansiedad es un estado permanente en el tiempo, que puede encontrarse de manera generalizada en múltiples acontecimientos o puede manifestarse en diferentes áreas y por motivos o causas diferentes, sin embargo, todas ligadas a no poder hacer todo lo que desearíamos y que nos exigimos cada día y a todo momento. Querer estar en otro lugar y no poder estar, es desear haber tenido más éxito, y no tenerlo o tenerlo, pero no como nos hubiera gustado, es buscar la felicidad afuera en el mundo que nos rodea, es no tener tiempo suficiente para lograr lo que más queremos.

Vivimos pensando en el futuro, en si lo lograremos o no, porque siempre tenemos ese miedo presente a la muerte, y pensamos, ¿sí me toca irme mañana y no he logrado lo que he querido?, porque aún no hemos tomado consciencia que estamos de paso y que solo desaparece el cuerpo, pero nuestra esencia, es la energía que  se transforma, aun no creemos en lo que esta científicamente comprobado, que somos energía y que ésta  que se complementa con todo lo que nos rodea, que tenemos el poder de cambiar el cómo sentirnos, porque nuestra mente es poderosa y si queremos cambiar debemos poner en práctica ese  poder que tenemos para estar en paz interna y aceptar que estamos de paso en esta dimensión.

Publicidad

De dónde viene esa sensación de que algo nos falta ¿Tenemos un lugar interno para estar en paz? La respuesta es sí, debemos hacer un llamado a la consciencia para el despertar una vez que tenemos identificada esa ansiedad, necesitamos un desarrollo interno que apunte con fuerza hacia el control de esa energía discordante llamada ansiedad. Practicar el amor incondicional hacia nosotros, amarnos tal como somos y danzar con ese movimiento energético de la vida en el mundo externo, desde la unidad, la dualidad y la consciencia, entender que nuestra felicidad no depende del estricto cumplimiento de los objetivos y demandas que nos hayamos propuesto, sino de la paz interna y el amor hacia nosotros.

Vivimos gran parte de nuestra vida rechazando la ansiedad, juzgándola y odiando sentirnos ansiosos, la vemos como un enemigo a nuestro bienestar, ya que es una lucha interna por la incomodidad que genera, que tal sí en vez de rechazarla, al identificarla la vemos como el comienzo hacia el camino de la conexión con nuestra esencia vital, bailamos con ella y la sentimos como un rito de iniciación, como una ceremonia de fuego en la que somos protagonistas del baile y nos dejamos llevar por el ritmo, soltamos, respiramos, fluimos y la percibimos como una sensación ilusoria de que nuestro mundo interno está rotando y desplazándose a nuestro alrededor y nosotros flotando rítmicamente, es el espacio hacia la libertad.

Actualmente los seres humanos hemos sido infectados por el germen de la impotencia, de creer que no podemos lograr las cosas o que no hay solución a lo que nos pasa, pero está demostrado científicamente que todo es producto de ideas implantadas, mentiras que hemos manejado como verdades y que nos exponen a sensaciones limitantes que la mayoría de las veces nos hacen ver como personas enfermas, limitadas y sin esperanza, somos víctimas de una forma de vida que no merecemos, por el manejo interno producto de nuestros paradigmas, hoy quiero invitarlos a identificar, soltar y danzar al ritmo de esa sensación llamada ansiedad, para poder manejarla cuando aparezca y doblegarla a nuestra conveniencia.

Hasta aquí hoy dejo mis palabras guerreras y guerreros de la vida, para que tengan un espacio de reflexión. Hasta la próxima semana, los honro y acepto, unámonos a las tribus del alma. Pronto estaré con ustedes a través de entrevistas, conferencias y talleres.

Si están interesadas en el tema pueden contactarme por:

Publicidad

IG deyoviedo.us
Email: deyoviedo.us@gmail.com
Twitter:@DeisyOviedo17

———————–

Deisy Oviedo / Nueva York

Dejar un comentario