La Trayectoria del Dinero…es Imborrable


La  trayectoria del dinero es imborrable. Por más que un asesor le prometa a un cliente que puede ocultar ganancias y hacerlas imperceptibles en el mundo financiero, eso no es posible.

Según la legislación internacional, la convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional, la convención de las Naciones Unidas contra la corrupción, y otras herramientas legislativas, es posible conocer el camino del dinero obtenido ilícitamente.

Las unidades de inteligencia financiera del mundo están enlazadas con el Grupo de Egmont, que comparte información de todas los reportes de actividades sospechosas del mundo. Si las autoridades de un Estado quieren saber quién es un individuo o una compañía, simplemente le piden colaboración a la unidad de inteligencia financiera del país donde tenga cuentas el investigado.

Publicidad
Curso Prevencion de Fraude

Estas unidades están obligadas a suministrar la información, en virtud de los acuerdos suscritos con el grupo, que tiene por finalidad el intercambio recíproco de información para la lucha contra el lavado de dinero.

Estados Unidos 

La lista OFAC  fué creada en 1995 por el ex presidente Bill Clinton como parte de una serie de medidas en la guerra contra las drogas y el lavado de activos.  

Según explica el abogado penalista  Alejandro Rebolledo, Magistrado de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia Legítimo de Venezuela, experto en crimen organizado, en conversación exclusiva para TRIANGULANDO,  aparecer en la lista OFAC ( Oficina del Control de Activos Extranjeros) del Departamento del Tesoro de EE.UU. significa una suerte de “muerte financiera” para el sujeto mencionado, sus familiares y socios “Una vez que una persona es ubicada en esa lista verá como poco a poco pierde sus instrumentos financieros – tarjetas de crédito, cuentas bancarias, etc- al igual que familiares y socios comienzan a ser monitoreados financieramente a nivel internacional. Ninguna entidad financiera querrá operar con ese entorno para no contaminar su institución con el lavado de dinero”.  Pero según Rebolledo las consecuencias de aparecer en la lista OFAC no terminan allí “el individuo enlistado también pierde movilidad porque se disparan alarmas entorno a su figura en aeropuertos, puertos y aduanas a nivel mundial. Todo esto dificulta la capacidad operacional de estos individuos, es decir, limita su campo de acción”.

Los enlistados se convierten en   “clientes de alto riesgo” a los que investigan sus empresas y sus roles – administradores, accionistas, apoderados –  y en consecuencia surgen investigaciones que en muchos casos concluyen con el cierre de cuentas, congelamiento de bienes, multas y hasta prisión.

Publicidad
Curso Prevencion de Fraude

” Si la institución financiera  detecta que la persona es cliente, se procede a evaluar con qué otros clientes se relacionó, qué empresa le transfirió fondos o por qué conceptos, a quién le ha emitido pagos o cheques. En fin, se indaga a lo largo de la cadena de relaciones financieras y comerciales que pudo tener la persona incluida en la lista. Todo esto limitará su movilidad financiera internacional”

Abogado penalista, especialista en crimen organizado, Alejandro Rebolledo

La Ley Kingpin

La Ley Kingpin  prohíbe que ciudadanos norteamericanos tengan relaciones financieras con quienes aparecen en esa lista. Es una herramienta legal para bloquear a personas o empresas que, según Estados Unidos, son narcotraficantes, lavadores de dinero o responsables de otros delitos característicos del crimen organizado.

Explica Alejandro Rebolledo  que “cuando la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (OFAC), designa a ciudadanos de cualquier país extranjero como vinculados al narcotráfico, lo hace según las disposiciones de la Ley Foreign Narcotics Kingpin Designation Act, que ordena a su poder Ejecutivo identificar e impedir a narcotraficantes extranjeros de gran relevancia, a sus empresas relacionadas y a sus colaboradores, actuar en el sistema financiero de Estados Unidos, al igual que prohíbe cualquier transacción comercial o financiera entre estos y ciudadanos o empresas estadounidenses. 

Violar la Ley Kingpin tiene severas consecuencias legales. Según Rebolledo esas consecuencias fluctúan entre penas civiles a penas criminales más severas. “El castigo para directivos de empresas puede ser de hasta 30 años de prisión y multas millonarias. Las multas criminales para empresas pueden alcanzar los $10 millones. Otros individuos pueden enfrentar hasta 10 años de prisión y multas, de conformidad con el Título 18 del Código de los Estados Unidos por violación criminal a la Ley Kingpin”

Publicidad

Prevención

Empresas en EE.UU. y el mundo sin saberlo pueden verse  involucradas en una investigación del Departamento del Tesoro. El simple hecho de realizar un intercambio comercial o financiero con un sujeto o ente enlistado en OFAC los hace susceptible de una sanción. 

“Empresas del mundo que tengan negocios con EEUU no pueden tener ningún tipo de vinculación con alguien que se encuentre en la lista OFAC. Lo recomendable es hacer – entre otras – una debida diligencia antes de ejecutar cualquier tipo de negocio o transacción financiera” explica Rebolledo. “El riesgo operacional, reputacional y legal solo se puede prevenir con una permanente asesoría”.

Empresas de países como México, República Dominicana, Venezuela, Colombia, Brasil y Panamá que operan en EE.UU. se han visto involucradas en investigaciones del Departamento del Tesoro. En el caso  particular de Venezuela, donde el Presidente, Vice Presidente, miembros del Tribunal Supremo de Justicia y ministros – entre otros- aparecen en la lista OFAC, la situación se complica. “Hay decenas de empresas en el sur de florida, Miami, Orlando, Houston que durante años realizaron transacciones comerciales con empresas y particulares de origen venezolano. El FINCEN fue claro en afirmar que había que incrementar el escrutinio en las operaciones realizadas por venezolanos en la compra de bienes inmuebles en el sur de la florida y en Houston, Texas, además de las empresas de exportación en Miami-Dade que se especializan en el envío de mercancías a Venezuela.  Estos son particularmente vulnerables a los esquemas de lavado de dinero”.

De acuerdo con las obligaciones reguladoras existentes, las instituciones financieras deben tomar medidas razonables y basadas en el riesgo para identificar y limitar cualquier exposición que puedan tener a los fondos y otros activos asociados con la corrupción pública.

Investigaciones TRIANGULANDO / Miami / @triangulandonet

 

 

Dejar un comentario