Luna Llena en Piscis 13-14 de Septiembre


Ya nos encaminamos hacia la culminación de esta lunación, que comenzó con la Luna Nueva en Virgo del 30 de Agosto, al llegar a la Luna Llena en Piscis, que marca el momento cuando el Sol ilumina la Luna en toda su majestuosidad, y que también sugiere que todo aquello que comenzó para la Luna Nueva, está ahora marchando viento en popa, o por lo menos ya estamos metidos en el barro, sin vuelta atrás. Nos encontramos en el medio de la acción y debemos decidir si la decisión tomada para la Luna Nueva fue lo que queríamos o no.

Esta Luna Llena como todas, es muy especial, ya que el Sol y la Luna que se encuentran a 180º de distancia , es decir, opuestos, están en compañía de otra oposición, la de Marte- Neptuno. Traduzco: El Sol ( 21º) se encuentra a 4ºde distancia de Marte (17º) en el signo de Virgo y ambos oponen a la Luna (21º) y Neptuno (17º) que se encuentran a 4º de distancia en Piscis. Más traducción: el Sol junto a Marte en Virgo es esa energía que nos está empujando a realizar nuestro proyecto de una forma ordenada, responsable, perfeccionista, con el deseo de hacerlo lo mejor posible. Marte en Virgo está dispuesto a trabajar duro y mejorar cada día, cada minuto. Por el otro lado, la Luna en Piscis junto a Neptuno, tienen una agenda mucho más distensionada, relajada. La intención de estos dos es dejar fluir las cosas confiando en la intuición, más que en la técnica o el análisis. Por tanto, si estás trabajando sola/o esta conversación ocurre en tu interior, pero si estás haciendo el proyecto con otros, es posible que una parte quiera tomárselo más con calma que la otra, lo que puede causar conflicto.

Neptuno desde su descubrimiento en 1846 se ha convertido en el regente de Piscis, por tanto este signo se correlaciona con las energías de este planeta, que si bien puede dotarnos de momentos de inspiración realmente mágicos, también nos vuelve un poco holgazanes, pues nos susurra al oído: “Que prisa tienes?, ya fluirá”. Bajo su influencia, nos volvemos olvidadizos, cansados, de repente, las prisas nos estresan, y todo esto porqué?, pues porque este planeta es quien nos conecta con el inconsciente colectivo, y toda idea que tengamos, bajo sus energías, pueden tener muchas interpretaciones, más de una razón, puede ser llevada a otro nivel, por tanto todo deja de ser blanco y negro. Neptuno agrega los colores, la magia, la intuición. Dejamos de sentirnos tan seguros, y comenzamos a envisionar muchas otras posibilidades. Neptuno nos sugiere desde lo más profundo de nuestra psique, y la practicabilidad de Virgo comienza a desintegrarse. Conectamos con Neptuno cuando decimos: “No sé porqué me siento así, pero algo me dice que no vaya por este camino”. Nuestra habilidad de conectar con los ciclos naturales de la Vida, sin usar la razón para ello, es gracias a Neptuno. Steve Jobs y Albert Einstein eran Piscis, fue su Intuición que les llevó a investigar científicamente y no al revés. Siguieron el camino que les indicaba una parte de su cerebro que es mucho menos racional. Aunque es muy difícil a menudo confiar en esta voz interna que nos indica el camino a seguir, siempre terminamos comprobando que tenía razón, aunque por supuesto igualmente a menudo nos lleva al engaño.

La salud puede sufrir también para esta lunación completa y particularmente al llegar a esta Luna Llena, ya que unas de las formas que aprendemos a ver lo que no vemos, es a través del cuerpo. Cuando una parte del cuerpo enferma debemos preguntarnos:” qué me estoy diciendo a mi mismo?, qué me está diciendo este dolor o esta parte del cuerpo que duele? Neptuno en oposición a Marte nos convierte en víctimas de las circunstancias, ya que corroe la afirmación de Marte y de repente estamos en las manos de otros y parece que no podemos decir que no, con el consiguiente cabreo posterior. Terminamos haciendo cosas que no nos apetece hacer y culpamos al otro/a, o provocamos la ira en el otro/a, y nos convertimos en el recipiente del enojo de los otros. El tema de la ira no expresada es muy pertinente a esta Luna Llena en Piscis, ya que Lilith, la Luna Negra se encuentra junto a Neptuno, también oponiendo Marte. Podríamos conectar con rabias ancestrales que nos resulta difícil contener, o si somos más introspectivos, esta es una magnífica oportunidad para analizar y tratar de ver, qué es lo que nos enoja y porqué. Júpiter forma parte de esta constelación de planetas ya que forma lo que llamamos una T-cuadrada, o sea que forma ángulos rectos a todos estos planetas en oposición. Lo hace desde Sagitario, por tanto puede agregar el elemento legal.

La necesidad de Neptuno de escapar la realidad puede llevarnos a beber más, a conducir ebrios o a consumir drogas con el fin de “colocarnos” , de escapar a una dimensión más parecida al paraíso que a la realidad. Pero “escapar” no es el camino a la sanación. Reflexionar y dar la cara a ese problema o relación que nos tiene tratando de ahogar las penas, disfrazados como tristes payasos en una suerte de “procesión por dentro” van a destruir su salud física y mental. Aunque Neptuno nos lleva a los vicios para olvidar nuestra realidad,  Saturno nos dice que se acabó el tiempo de las mentiras, sobre todos las que nos decimos a nosotros mismos. No escapamos, nos hundimos más pero todavía no lo reconocemos. Duele. Ese drama interno que no nos deja vivir y tratamos de ocultar con apariencias, otros lo perciben en silencio. La lúz  de esta luna llena y Saturno entrando al juego astral,  nos iluminan para que cambiemos esas conductas irracionales y hasta violentas ( con nosotros mismos y con los demás) que arrastramos desde la infancia. El costo de no hacerlo se sentirá y lamentará, a corto y largo plazo. A nivel sentimental tal irresponsabilidad, sobre todo en los signos de aire, podrán hacernos perder la admiración y respeto de pareja e hijos. Es momento de reconocer y reconocernos. Todos sabemos donde está nuestra paz, en que hombro nos aliviamos, en que brazos nos sentimos queridos. Saturno, el gran Maestro nos dice “es allí”.  

La Luna Llena en Piscis (que como veis nos es sólo eso), nos trae a la consciencia que estamos hechos de un cuerpo y de algo más, ese algo más que podemos llamar alma o el observador, o lo que quieras, es lo que escucha y conecta con las energías de este signo y su planeta regente, que nos hablan de un mundo invisible, como nuestros sueños. Nos invita a escuchar y confiar en esas voces que surgen en éstos, que nos ayudan a crear, a cantar, a bailar, a vibrar con la música y con el espíritu de otras culturas a través de sus músicas y sus gentes. Piscis nos hace comprender que todos somos UNO, y que esta ilusión de separación es sólo eso, una ilusión. Ese mundo donde todos conectamos, da igual la nacionalidad, el idioma, o la política, es el mundo de Neptuno. Los verdaderos problemas que tenemos la raza Humana hoy, son de Todos, y la solución a ellos es posible sólo cuando funcionemos como los que somos, UNO.

Astro Sabiduría/ España 

Dejar un comentario