Luna Nueva en Piscis


Ya nos invade la energía de esta primera y única Luna Nueva en Piscis del año dando comienzo a esta Lunación que culmina con la Luna Llena del 9 de Marzo en Virgo.

Como todos los ciclos lunares, aunque en apariencia siempre repetitivamente igual, nunca es igual y ésta es única y especial como todas la lunaciones de nuestra vida. Para comenzar, ocurre dentro del periodo de Mercurio Retrógrado, también en Piscis y además con el dispositor o regente, Neptuno, también en Piscis. Este signo, como su regente, nos hablan de ese aspecto de nuestra psique que nos une a el TODO. Piscis habla de lo que llamamos el Inconsciente Colectivo, esa  dimensión que está más allá de la consciencia y que es común a la experiencia de todos los seres humanos, sean de la nacionalidad, la cultura o la raza que sean, como lo sugirió Carl Jung. Piscis también nos habla de Sacrificio, del Martirio y de la Victimización y siendo el último signo del zodíaco, nos sugiere el final de la existencia física. ES muy común escuchar a gente de este signo, diciendo: ” siento que esta es mi última encarnación”.

Esta Luna Nueva en Piscis llega en medio de la crisis del coronavirus, con grandes cruceros detenidos en puertos del Asia, sin que se les permita a la gente a desembarcar (Mercurio Ret.), pero por supuesto que acompañado de la cuadratura de Plutón-Saturno con Eris. Es decir, la conjunción Saturno-Plutón, formando un ángulo recto (90º) a Eris (la no invitada). Una vez más la voz de Eris (la gran temida y rechazada) se hace sentir con fuerza, donde nos encontramos con situaciones de muertes (Plutón) y un grupo de gente o raza o grupo religioso, siendo rechazados y no invitados por algún motivo. Algo que viene ocurriendo en el Mediterráneo por algunos años. Al mismo tiempo el presidente de los Estados Unidos, acaba de agregar un montón de otros países a su lista de gente “no invitada”, ni permitida a entrar en su país esta semana.

Marte recién entrado en Capricornio, el signo de su exaltación, lo que equivale a decir que es donde Marte funciona mejor, organizada y ordenadamente. Esto nos permite planear y encontrar las energías necesarias para poner en marcha nuestros proyectos y con optimismo y determinación llegar a la meta. Venus y Júpiter también conectan por cuadratura, y para aquellos que ceden fácil a la tentación de Venus de poner el placer por encima de la responsabilidad y las obligaciones, este puede ser un momento donde algo nos recuerda que esta tensión debe resolverse. Júpiter ya está prácticamente en conjunción a Saturno y Plutón en Capricornio, por tanto no resulta tan fácil dar la espalda a nuestras obligaciones. Las multas, las deudas, parecen aparecer cuando menos lo esperamos. Siendo esta una lunación en Piscis, algo nos dice que un cambio de hábitos y comienzo de un nuevo capítulo de nuestra propia historia es apropiado en este momento.

Marte también se encuentra alineado con Pholus que viene formando una cuadratura con Kirón en Aries, que a su vez, está este fin de semana en conjunción a Lilith. Algo nos dice que debemos cuidar de nuestra salud, física y mental. Pequeños indicios y quejas de nuestro cuerpo, confirman la necesidad de cambiar nuestra dieta, nuestra forma de cuidarnos. La Luna Llena de esta lunación será en Virgo, lo que reafirma el hecho, que este es un momento ideal para revisar nuestros hábitos alimenticios y de otro tipo, sobre todo por que Marte también forma junto a Pholus un trígono a Urano en Tauro, por tanto el tema del calentamiento del clima y sus consecuencias parecen tomar el centro del escenario. La luna Nueva a 4º 28′ de Piscis forma por tanto sextiles a Marte y a Urano, por tanto la voz de este llamado de consciencia de nuestra responsabilidad con el planeta y su salud, es firme pero delicada.

Con Mercurio en retrógrado en el signo de Piscis, se encuentra en este instante mientras escribo, en conjunción a Nessus, ese centauro en el cual no se puede confiar. Por tanto teorías sobre conspiraciones abundan, la verdad parece esquiva, y podemos fantasear y confundirnos fácilmente. Sobre todo en lo que respecta al coronavirus, donde las teorías conspiracionales se disparan, como si este grupo invisible de “seres superiores” deciden implantar un virus, para acabar con un grupo de gente. Como con todas las teorías de conspiraciones el problema es que nunca nadie ofrece ni puede proveer pruebas de tales planes maquiavélicos. Nessus en su aspecto más negativo, parece ser esa voz interna que nos dice que no podemos confiar en nadie. Que siempre pueden atacarnos por la espalda. En su parte más positiva, Nessus no hace precavidos.

Venus se alineará exactamente con Eris, en unos días, y que momento más adecuado para recordarnos que es Eris quien tira la manzana de Oro en aquella boda: “Eris era la Diosa de la Discordia, el demonio femenino, es el símbolo de la “No invitada”. En la Mitología Griega, ella fué la única Diosa no invitada a la boda de Thetis y Peleo, en las fábulas fué el hada no invitada al bautismo de “Aurora”, la Bella Durmiente. Representa la ira que emana de esa parte de nuestra psiquis, cuando nos sentimos que nos quedamos “afuera”, sin ser incluidos, el ser “ninguneado”, sin ser reconocidos por el “establecimiento”, sin que se reconozcan nuestros talentos y nuestra relevancia, cuando no nos sentimos valorados. Lleva en el signo de Aries desde 1925. Es la hija de Hera y Zeus en algunas historias, hermana de Ares o Marte, Dios de la Guerra, pero la más elocuente es que es la hija de Nyx, la Noche. Los eventos políticos de los últimos meses, con el Brexit, los seguidores de Donald Trump, los Húngaros que miran con horror, la posibilidad de que los musulmanes entren en su país, la situación en Catalunya, en Birmania, en Argentina, etc, son expresiones de esta conjunción, y nos conectan con que siempre dejamos  o queremos dejar algo “afuera”. Es curioso que como coincidencia con esta cuadratura de Eris a Plutón, que será exacta 3 veces este año, en los Oscars hemos visto las películas más relevantes: JOKER y PARASITE, dos films que hablan de este tema, de lo que pasa cuando se ignora o ningunea a alguien. Pero me gustaría detenerme en el simbolismo del juicio de Paris, cuando Zeus le da la manzana de oro que Eris tan astutamente ha tirado con la inscripción: “Para la más bella”. Las tres diosas entre las que se disputan la manzana están: Hera, la mujer de Zeus que representa el PODER, Pallas Atenea, la diosa de la SABIDURÍA y la GUERRERA, y Afrodita o Venus la diosa de la BELLEZA. Paris elige a esta última. Elige la BELLEZA, por encima del PODER y la SABIDURÍA. Esta elección que a primera vista parece superficial, “el chico joven que elige la propuesta de Venus de darle la mujer más bella del mundo”. Pero esa es la expresión más superficial de la Belleza. La vida con Poder y Sabiduría, pero sin Belleza sería insoportable. Quizás este aspecto de Venus al juntarse con Eris para esta Lunación nos está recordando la posibilidad de RE-Encontrarnos con la Belleza, para poder RE-Encantar nuestras vidas. El encuentro con la Belleza es un atardecer, una rosa, una mirada, un poema, una sonrisa, el mar, la montaña, el bosque, todo aquello que emana de la Naturaleza, como recordatorio, que ya vivimos rodeados de BELLEZA, y que si sólo sabemos mirar con atención y pureza de espíritu, entonces pedremos rescatar a VENUS en nuestras vidas.

Christina Laird / Barcelona

Dejar un comentario