Luna Nueva en Virgo- 9 de Septiembre


Después de dos meses de eclipses y de Marte en Retrógrado que fué bastante potente para mucha gente, no sólo por su marcha atrás, sino por el hecho que se encontraba en cuadratura a Urano, recién entrado en Tauro, (por tanto en signos fijos), lo que nos ha traído muchos imprevistos, en positivo y en negativo, empujándonos al cambio, aún cuando no estamos preparados. Alguno de nosotros lo hemos sobrevivido, otros no.

Al dejar el verano en el Norte y el invierno en el Sur, atrás, nos lanzamos al mes de Septiembre con su Luna Nueva en Virgo. El signo de la doncella, de la mujer joven, no casada, virgen, inocente. La imagen de la constelación de Virgo, muchos dicen que es Persefone, la hija de Ceres/Demetra, aquella que fué raptada por su tío Hades y seducida en lo más profundo del Submundo. Ella lleva una espiga en su mano, de allí que se la relacione con estas dos deidades, ya que su madre es la diosa de la Agricultura. La madre tierra. La Pachamama. Sin embargo la historia de Persefone, resuena mucho más con Escorpio, que con Virgo y Ceres mucho más con Cáncer, que con Virgo.

Otros dicen que la doncella de la constelación es Astrea o Dice, hija de Zeus y Temis,(la Justicia), hermana del Pudor y quien infundió entre los hombres, la justicia y la virtud por todo el mundo. Verdad que esto suena mucho más Virgo? Esto ocurría en la Edad de Oro, cuando los Dioses,  los mortales y los animales vivían en armonía sobre la Tierra. Pero cuando los humanos comenzaron a hacerse con la maldad del mundo, y no dejaban de cometer atrocidades, Astrea se asqueó de todo ello y se retiró a los Cielos, desde donde informaba a Zeus de las barbaridades cometidas por los humanos convirtiéndose así en la constelación de Virgo. La espiga que lleva en la mano, aparentemente fue el regalo de unos labradores que ella visitó antes de su ascención. Dicha ascención también nos habla de la lucha de Virgo de escapar a su mente, cuando la lucha con el cuerpo parece perdida, cuando las imperfecciones del mismo parecen una montaña demasiado alta de escalar.

Publicidad

Ahora, esa famosa crítica de Virgo, que parece estar buscando los defectos de los demás para corregirlos, para obligarnos a ser mejor, para que hagamos las cosas lo mejor que podamos, resuena mucho más con la historia de Astrea que de Persefone. En su búsqueda incansable de orden, Astrea nos enseña a respetar los ciclos naturales, la vulnerabilidad de nuestro cuerpo, la importancia de mantener nuestra inocencia, y por sobretodo, la importancia del celibato de tanto en tanto.

Muchos bailarines tienen Virgo en sus cartas astrales, por esa constante búsqueda de la perfección de la forma, que por supuesto nunca obtendremos. Pero es en la búsqueda de ella, que mejoramos, que pulimos nuestro diamante interno, hasta conseguir su máximo brillo. Siempre imagino a las profesoras de ballet, con mucho Virgo en su carta astral, constantemente corrigiendo la forma que producen sus estudiantes.

Otras dos imágenes que también se relacionan con Virgo son la Virgen María y María Magdalena al pie de esa cruz, con el símbolo Piscis por excelencia, Jesus. El que se sacrifica por el mundo. Virgo puede ser extremadamente puritano, pero también vivir su parte más femenina, disfrutando de la entrega y la promesa del encuentro sagrado con el otro. Esta dualidad también la vemos en su dedicación a su trabajo y el matrimonio. Entre su búsqueda espiritual y su materialismo, y su mentalidad extremadamente práctica. Virgo, como Piscis también se sacrifica para servir. Se perfecciona para servir mejor. La estrella más vista de la constellación de Virgo es Spica, las otras casin ni se notan, pero Spica no puede no verse y en realidad son dos estrellas, es un sitema binario como Plutón,  lo que nos recuerda que Mercurio rige este signo, de donde posiblemente emana esa dualidad que marca la vida los Virgo. En cuanto a María Magdalena, las vírgenes de antaño no eran vírgenes en el sentido que le damos hoy de no haber experimentado el sexo, pues las vírgenes a menudo presidían en grandes rituales donde se regocijaban en el placer de la sexualidad, sobre todo en rituales que hoy llamaríamos “despedida de soltera”, cuando se incitaba a la novia a perder su virginidad antes de entrar en el matrimonio. La palabra “virgen” significaba “no casada” “soltera”.

Esta lunación se forma en oposición a Neptuno, es decir, que para cuando el Sol y la Luan se encuentran exactos en Virgo, lo hacen a 17º, juntos oponen a Neptuno a 15º de Piscis como si esto nos reiterase la importancia de esta angularidad Virgo-Piscis. La necesidad de integrar el espíritu en el cuerpo y viceversa, como expresar el espíritu con nuestro cuerpo. Es imposible tomar consciencia del espíritu si no estamos encarnados. Es al entrar al cuerpo que tomamos consciencia del mismo. La constante dualidad de dar expresión concreta a lo que emana de nuestro interior, de nuestra mente, en la interminable danza del proceso creativo. Ya que al tomar forma, deja de pertenecer a la perfección del espíritu y de Dios. El Sol y Neptuno son enemigos, pues cuando expresamos nuestro Ego, nos alejamos de Neptuno, del Edén. Pero Neptuno siempre busca al Sol para poder expresarse. Otra danza interminable que nos resulta agobiante y a veces deprimente, pero que no podemos dejar de intentar, pues si lo hacemos nos retiramos de la vida. A menudo lo intentamos al recurrir al alcohol o a las drogas, pero siempre debemos retornar a la realidad del cuerpo.

A nivel del cuerpo, esta luna nos puede traer problemas digestivos, ya que Virgo rige los intestinos y la digestión, si cedemos a la invitación Neptuniana de embriagarnos y escapar la realidad. Afortunadamente, esta lunación se forma cuando un Gran Trígono entre Saturno, Urano y Pallas-Mercurio se forma en el Cielo. Algo desde el Cosmos busca armonía y puede otorgarnos sabiduría para manejar nuestras historias terrenales de una forma más calma y sabia.

Publicidad

Busca actividades que resuenen con tu alma. Entrégate a la música si ello te ayuda a transportarte o elevarte para poder escuchar con más atención las demandas de tu espíritu y tu mente. Las actividades artísticas se verán favorecidas, especialmente aquellas que nos permitan digerir la realidad con más poesía y humor. El cine, la fotografía, la música, son todas actividades favorecidas por Neptuno, pero ante todo, observa de qué estás tratando de escapar.

Júpiter desde Escorpio, forma un sextil a la lunación y Plutón un trígono. Estas son energías de un optimismo y un positivismo importantes, y es cuando nos damos cuenta de lo que debe cambiar en nuestra vida para estar más contentos y más en armonía con las demandas del alma. Sol y Luna en Virgo nos ayudarán a dar forma, al proyecto que tengamos en mente, proporcionándonos paciencia y estrategias (Pallas), como también la comprensión de las cualidades que necesitamos para hacerlo realidad. Pero eso sí, siendo Plutón quien es, la mirada debe ir dirigida hacia adentro y abajo, es decir buscando en las oscuridades de nuestra psique, sin poder escapar los mandatos del Dios del Submundo, creyéndonos que lo malo está siempre fuera de mi.

Si estás culpando a alguien de lo que te pasa a ti, debes sentarte a meditar para poder comprender que todo el Mundo y el Cosmos, como todos los dioses, viven dentro de cada uno de nosotros.

Virgo nos enseña que el no ser perfectos no significa que no podamos expresar grandeza. La grandeza del Espíritu, va mucho más allá que las imperfecciones del cuerpo.

Deja que Virgo te muestre el camino hacia la integración y la sabiduría y que ser feliz también va mucho más allá que el jolgorio y la borrachera. Virgo se divierte trabajando y mejorando. La verdadera diversión, nos dice Virgo: es encontrar la forma de expresar los mandatos del alma, lo más exactamente posible. La verdadera felicidad es: poder servir a los demás.

Publicidad
Jackson Health System

Christina Laird / España / @astrologyworks

 

Dejar un comentario