El miedo del dictador


El miedo del dictador comunista norcoreano era (y sigue siendo) terminar derrocado y asesinado como Gadafi de Libia o Hussein de Irak o suicidándose como Hitler, tras una larga guerra.

El dictador Kim pretendió amenazar a la primera democracia del mundo con su programa nuclear, pero se tropezó, no con un Presidente progresista que retrocedió mucho ante la dictadura de Moscú, sino con un Presidente enérgico que tomó la decisión de responder militarmente, y sin descartar el uso de sus armas nucleares. Rápidamente el dictador comunista consultó con las dictaduras de Pekín y Moscú sí lo apoyarían en una guerra, lo cual no sucedió. Entonces, el miedo conquistó al dictador comunista y si un malvado comunista, sanguinario y totalitario dictador tiene miedo es positivo porque representa un triunfo de la civilización Occidental y sobretodo de la primera democracia del mundo.

Cuando el Presidente Trump era candidato, la gran prensa progre (a fin a los demócratas) afirmaba que con él se iniciaría una guerra nuclear que pondría fin a la humanidad y que la guerra con Corea de Norte sería un hecho. Han pasado dos años y se ha demostrado todo lo contrario. ¡Tremendo fiasco de los gurúes progresistas!

Publicidad

El día de ayer, en Singapur, sucedió la cumbre entre el Presidente Trump y el dictador comunista Kim. Nada asegura que el dictador cumplirá su palabra, pero ya es un gran logro de Trump que el norcoreano haya retrocedió, se haya sentado a conversar con él y haya firmado una declaración que ya todos conocemos.

La famosa cumbre se volvió realidad gracias al manejo de Mike Pompeo, Secretario de Estado de los Estados Unidos, que se reunió con Kim. La hazaña de Pompeo es comparable con la de Kisinger que facilitó la cumbre del año 1972 entre Nixon y el dictador comunista Mao.

Desde ayer, los medios de comunicación progres (New York Times, The Washington Post y un largo etc.) le quitan los méritos a Trump de la cumbre, pero debemos recordarle que su tan querido Obama tuvo su idilio con el dictador cubano Raúl Castro, que es igual de dictador, comunista y totalitario que Kim, verdad, ¿no? Hoy, en el año 2018, la dictadura cubana sigue igual que la del famoso idilio Obama-Castro sino les preguntan a las Damas de Blanco sobre la represión castro comunista en la isla caribeña que las hordas progresistas callan porque las perpetra su amo Raúl.

El tiempo dirá quien tuvo la razón, por el momento, Trump realizó una gran gesta que merece que le otorguen un Nobel de la Paz, pero como él no es progre, no se lo darán a pesar que a otro se le dieron sin lograr ninguna paz con algún estado adversario de Estados Unidos.

Renatto Bautista / Perú / @renattobautista

Publicidad

Dejar un comentario