Nuevo Amanecer para El Sol de Mexico


Luis Miguel, el “sol de México”, hoy intenta relucir con el mismo brillo con el que lo hizo en sus años dorados. Su nombre y música han vuelto a boca y oídos de todos gracias al lanzamiento del libro y la bioserie que reflejan la historia de uno de los artistas más famosos de América Latina.

Y es que, aunque “Mickey” haya intentado manejar su vida con el mayor de los hermetismos, su egocentrismo, adicciones, amoríos y tórrida vida familiar han hecho correr millones de litros de tinta por la prensa rosa a nivel mundial; habiendo aún mucho más por contar.

De hecho, la imagen de este ídolo latinoamericano daba mucho que desear previo a este segundo aire que está tomando su carrera. Durante el pasado 2017, estuvo ataviado en luchas judiciales y personales, e incluso llegó a tener severos problemas de salud que le llevaron a cancelar varios de sus conciertos –en algunos casos a pocos minutos de haber empezado el espectáculo-. Lucía desgastado y con un problema de sobrepeso que fue motivo de burla para la opinión pública.

Publicidad

El padre que vivía a través del hijo

La fama a Luis Miguel le llegó apenas 11 años después de su nacimiento. Hijo de Luisito Rey, un gaditano intérprete de flamenco con una malograda carrera artística, y de la italiana Marcella Basteri, hermana de la actriz Rosanna Podestá, vino al mundo en San Juan, Puerto Rico, el 18 de abril de 1970, obteniendo la nacionalidad mexicana poco después.

Viéndose sin contratos y aprovechando el notorio talento de su primogénito, Rey dedicó todo su tiempo a ocuparse del muchacho hasta convertirlo en un ídolo juvenil, poniéndole a Elvis Presley como ejemplo para sus actuaciones.

Gallego Sánchez, verdaderos apellidos de su padre, utilizó toda suerte de trucos hasta dar con un influyente miembro de la vida política local, el jefe de la policía Arturo Durazo Moreno, quien introdujo al joven cantante en un importante evento: la boda de una hija del entonces presidente mexicano, José López Portillo. Cantó “La Malagueña”.

Tanto gustó Luis Miguel a sus importantes invitados que le vino un ventajoso contrato discográfico con EMI, de la mano de su debut en la televisión mexicana. Y de allí, poco a poco, llegaría a ser el número uno de la canción romántica, con sus baladas y versiones de clásicos boleros.

Publicidad

 

Luis Miguel junto a sus padres

Entre tanto, su papá estaba a todas horas a su alrededor, al punto que los responsables de la carrera de Luis Miguel, con su consentimiento, fueron quitándoselo de en medio. Hasta que finalmente quien se ocupaba de las cuentas del cantante, ya multimillonario, descubrió que Gallego venía lucrándose de su hijo desde que se hizo cantante profesional, apropiándose de una cantidad imposible de calcular aunque desde luego muy importante.

Tal era la forma en la que el gaditano manejaba las finanzas del ídolo en aquellos años que Luis Miguel desconocía cuánto dinero ganaba por lo que hacía. “Yo no sé cuánto gano por lo que hago, nunca lo he sabido, ni en las presentaciones ni, en este caso, con los comerciales. Realmente no me interesa ese asunto del dinero, pues mi papá es el que se encarga de administrarme y organizar todo, respecto a dinero, yo sólo me concreto a hacer las cosas y las hago con mucho gusto, con entusiasmo, esta carrera para mí es mi mejor pasatiempo”, dijo el joven artista al diario mexicano El Universal en mayo de 1987.

Tres años más tarde el “sol de México” decidió tomar vuelo por su cuenta y rompió con su progenitor, al punto de no querer saber nada de él hasta que fue informado que agonizaba en el Hospitalet de Llobregat de Barcelona, España, en 1992. Hasta allí voló en su avión privado con tiempo aún de despedirse de él pocas horas antes de que falleciese.

Esa sórdida historia marcó de alguna manera el devenir personal de Luis Miguel, al que se le veía en esa década de los 90 muy serio en los escenarios, triste y melancólico. Estado depresivo al que contribuyó – y mucho –  la desaparición de su madre, de la que nunca volvió a saberse nada, creyéndose estar muerta, bien por causa de un accidente o tal vez de un asesinato por encargo del propio Gallego.

Este episodio, lleno de negrura, acentuó aún más la soledad del intérprete quien, junto a sus hermanos, Alejandro y Sergio Basteri, ha guardado el más hermético silencio al respecto.

Publicidad
Curso Prevencion de Fraude

La madre desaparecida

La supuesta  “huida”  de la progenitora del interprete es probablemente uno de los sucesos más trágicos de la ya de por sí difícil vida familiar del joven Luis Miguel, y también el capítulo de su historia que mayor fascinación ha causado en los espectadores de la bioserie que ahora muestra el lado más humano de un artista convertido en leyenda.

Entonces corría el mes de agosto de 1986. Basteri, su madre, tomó un avión con rumbo a Madrid en el aeropuerto de Pisa, Italia, y un mes después desapareció sin dejar rastro.

Desde hace casi 30 años se ha publicado todo tipo de historias al respecto. El halo de misterio que rodeó a la partida de la italiana ha sido la causante de cientos de hipótesis que van desde que “Mickey” la encontró en un psiquiátrico en su país de origen; que murió en un tiroteo en una fiesta en Chihuahua organizada por narcotraficantes con la aprobación del temible jefe de la policía mexicana Arturo Durazo Moreno ; que Gallego había pagado a unos sicarios para asesinarla; y hasta que estaba viva y era una indigente vagando por las calles de la capital argentina.

Pero quienes han hablado poco sobre el tema han sido sus hijos. Tanto el cantante de “La Incondicional”, como sus hermanos, Alejandro y Sergio, resolvieron mantener el asunto en el mayor de los hermetismos.

Luis Miguel junto a su mamá

“1986 fue un año terrible para mí. La separación de mis padres me afectó bastante. Mi padre se volvió a España y mi madre, que es italiana, se regresó a su país”, es lo poco que ha alcanzado a decir Luis Miguel sobre la desaparición de Basteri.

Su declaración, citada por El Universal de México, la hizo apenas un año después de la partida de su madre. No se manejaba entonces la versión de la desaparición, sino que se pensaba que se había ido con otro hombre. El artista contaba 17 velitas en aquella oportunidad.

Con el tiempo llegaron diferentes historias sobre lo que sucedió el día que desapareció Basteri. La mayoría acusando a dedo a su esposo, Luis Rey, quien por activa o pasiva habría sido el causante de que la madre del Sol se hubiese esfumado.

Se dice que Gallego la quería muerta, no solo para mantenerla alejada de Luis Miguel sino además, porque quería hacerse con las cuentas en Suiza y el resto de los bienes que el cantante habría puesto a nombre de su madre. Versión que ha sido respaldada en diversas oportunidades por Adua Basteri, tía de la desaparecida; su amiga Ana María Reig; y el actor Andrés García, quien fue el encargado de presentar a Luis Rey con el corrupto jefe de policía  Durazo Moreno.

Existe la versión de que Gallego le habría pedido al mismisimo Durazo que asesinara a su esposa, la mamá del Sol.

Otra teoría que ahora retumba con mayor fuerza, gracias a la bioserie supervisada y autorizada por el propio cantante, es la que indica que Luis Miguel llegó a dar con el paradero de su madre, enterándose finalmente de que su padre siempre supo que había muerto la noche de una fiesta que se realizó en La Toscana, Italia, a escasas horas para que saliera el vuelo que la llevaría a reencontrarse con su primogénito en Chile. Descubrimiento que  habría llevado a el Sol a tomar definitivamente la decisión de cortar los lazos con su papá.

El sol en lo más alto

Pese a ello, Luis Miguel es sin duda uno de los artistas latinoamericanos más exitosos–si no el más- de todos los tiempos.

Ha vendido más de 100 millones de discos, ha sido el cantante latino mejor pagado en Las Vegas, el segundo premio en el festival de San Remo en 1985 y ha vencido a El Monstruo -la exigente audiencia del festival de Viña del Mar en Chile- en varias ocasiones.

Nadie llena como él. Se ha presentado en un Madison Square Garden a tope y agotado las entradas durante 25 fechas consecutivas en el Auditorio Nacional, uno de los principales foros de México. Su récord no ha podido ser superado y por ello ha sido merecedor de La Estela de Plata, reconocimiento que el recinto hizo específicamente para el “sol de México” por su récord de conciertos allí.

El Sol de Mexico

Además, es uno de los cantantes hispanos más reconocidos por los Grammy y uno de los más jóvenes en obtener el premio, ganándolo a los 15 años de edad por un dueto con la cantante escocesa Sheena Easton con el tema “Me gustas tal como eres”. En total, ha obtenido cinco de estos galardones y cuatro en su versión latina.

A esto se suman la gran cantidad de reconocimientos que recibió año tras año. Además es el artista que más ha difundido el bolero alrededor del mundo, logrando las mejores posiciones en listas de popularidad, una y otra vez, superando a grandes de la música como Paul McCartney; mientras que batió récords de ventas (en discos y entradas a conciertos), superando a otros como Elton John y Celine Dion.

Sin embargo, uno de los momentos más importantes en la carrera de Luis Miguel fue –tal vez-cuando a sus 25 años grabó un dueto con la leyenda Frank Sinatra del tema “Come Fly with Me”, siendo elegido para filmar el especial de televisión “Sinatra Duets”. 

El don Juan

La fama y el dinero, aunada a su atractivo y elegancia característica, le han convertido en un verdadero “imán” para el sexo opuesto. Asediado por miles de mujeres, Luis Miguel cayó en las redes amorosas de incontables mujeres de todas las edades, pues lo mismo se desvivían por él colegialas o cincuentonas.

Pero su inestable personalidad le dificultó mantener un hogar y permanecer al menos unos años junto a una misma fémina. Al punto de que es muy complicado hablar de “Mickey” sin nombrar a sus amores más importantes.

De la extensa lista, resaltan nombres como Salma Hayek, Sofía Vergara, Alicia Machado, Lucía Mendez, Mariah Carey, Brigitte Nielsen, Myrka Dellanos, Gabriela Sabatini, Lucero, entre otras. Pero solo Stephanie Salas, hija de la actriz mexicana Silvia Pinal; y Aracely Arámbula han tenido hijos del intérprete.

 

Aracely Arámbula junto a sus hijos, Daniel y Miguel, hijos de Luis Miguel

Aunque no hay constancia de que el cantante se haya ocupado mucho de su descendencia y las madres de esos niños coinciden en decir que Luis Miguel es un hombre irresponsable. Llegando incluso a ser demandado por Arámbula por el pago de la manutención de sus pequeños.

La caída de un ídolo

El “sol de México” vivió recientemente uno de sus peores eclipses. Con varios conciertos cancelados, numerosas demandas y una supuesta sordera, todas las alarmas sonaron sobre el que podría haber sido el final de su carrera.

Al parecer, ya nadie confiaba en él y había sido rechazado por los que eran sus amigos. Fue justo en ese tiempo cuando su exmujer, Arámbula, con quien compartió al menos cinco años de relación, le acusó públicamente de abandonar a sus hijos y ser mal padre.

No obstante, la verdadera preocupación por su salud comenzó en 2015, con la viralización de un vídeo donde se veía cómo el intérprete se lanzaba inesperadamente contra el suelo durante una actuación en la ciudad de Palenque, al sur de México, presuntamente por haber bebido más de la cuenta.

Poco después, Luis Miguel canceló su gira por Estados Unidos, y varios shows en Latinoamérica acabaron al cabo de poco más de un par de canciones, con el divo poniendo varias excusas para evitar volver al escenario y el público percatándose de que apenas era capaz de recordar la letra de sus icónicos temas.

Según los rumores, sus excesos en el consumo de alcohol, mal que le ha perseguido a lo largo de su carrera, junto a su presunta adicción a los fármacos, fueron la causa para suspender sus espectáculos. Entonces, la pregunta colmó a la prensa de espectáculos “¿Qué le pasa a Luis Miguel?”.

La primera de las teorías, y en la que se sustentaban sus representantes, tenía que ver con un trastorno llamado “tinnitus”, el cual generaba sonidos o golpes en un oído del cantante, y a la que el propio “Mickey” se refirió poco después ese año.

“Es una situación complicada. Tienen que pensar que yo empecé con 9 años esta carrera: con la música, los decibelios, los conciertos. Son más de 30 años expuesto a sonidos muy fuertes”, dijo al diario el Clarín de Argentina.

Posteriormente, el cantante aseguró que estaba mejor. No obstante, nuevas cancelaciones de varios de sus compromisos, obligaron a su portavoz a recurrir a esa misma excusa, o a otras como que sufría diversos cuadros de laringitis.

Tampoco en lo estrictamente musical la vida de Luis Miguel iba bien. El Sol despidió a todas las voces críticas de su entorno y comenzó a producirse él mismo los temas, momento en el que artísticamente comenzó a perder interés. Al tiempo que sus fans veían caer la calidad de su música, una vez “Mickey” se negó a admitir consejos externos.

Como si todo esto fuera poco, la Policía Federal estadounidense siguió los pasos del intérprete por no haberse presentado ante la juez de Los Ángeles Virginia Philips en una vista por la que se le acusaba de no haber satisfecho a su anterior representante artístico, William Brockhaus, una serie de impagos correspondientes a sus porcentajes de actuaciones durante el período comprendido entre 2013 y 2015, cifrados en un millón de dólares de adeudos.

Luis Miguel el Sol de Mexico

Sin embargo, no solo el mencionado mánager le reclamaba dinero a Luis Miguel. También lo hacía su antiguo amigo y colega Alejandro Fernández, quien le demandó pidiendo la devolución de siete millones de dólares que le adelantó para organizar una gira entre ambos, con el título “Alejandro Fernández and Luis Miguel Worldwide Tour”, en la que cantarían cada uno por su cuenta, a razón de tres días a la semana.

Para acabar el asunto, la casa discográfica del Sol, la multinacional Warner Music, también tuvo pendiente con su pupilo un contrato incumplido para grabar discos, razón por la que solicitó como indemnización y devolución de anticipos la elevada cantidad de tres millones seiscientos cincuenta mil dólares.

El sol sale de nuevo

Ya saldadas todas sus cuentas con la ley, fuera de tribunales, Luis Miguel luce preparado para tomar un nuevo impulso en su carrera y volver al éxito que le caracterizó hasta finales de la década pasada.

A tan sólo unos días del lanzamiento de su reciente disco “México por siempre”, el intérprete recibió disco de platino por las altas ventas que registró en diversas plataformas streaming, colocando 10 de los 14 temas que lo conforman, dentro del top 50 de las principales cuentas del mencionado servicio.

También obtuvo el primer lugar en la lista Billboard Top 200 regional mexicano en Estados Unidos y en otros países de América Latina como Argentina, Costa Rica, Colombia, Chile, Guatemala, Panamá, Brasil, así como Suiza en Europa y Canadá en Norteamérica.

A ello se une el indudable éxito de la biopic “Luis Miguel, la serie”, la cual ya tiene confirmada una nueva temporada dado a su elevado rating dentro de la plataforma Netflix, logrando incluso viralizarse al poco tiempo del lanzamiento de un nuevo episodio.

Además, la forma en que “Mickey” ha logrado agotar las entradas de sus nuevos conciertos en México, España y Estados Unidos son una prueba inequívoca de que el Sol está brillando con fuerza.

Luis Mendoza  / @MendozasWork / TRIANGULANDO

 

Dejar un comentario