Régimen de Venezuela: La Nueva Peste Internacional


El mundo observa con atención lo que sucede en Venezuela. La preocupación de la comunidad internacional avanza de la mano de la crisis que azota al país suramericano desde mediados de 2013.

Claros ejemplos de ello son la formación del Grupo de Lima, conformado por 14 cancilleres suramericanos que buscan una solución pacífica y diplomática a la situación venezolana; o las sanciones aplicadas por Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea (UE) a altos funcionarios del Ejecutivo de Nicolás Maduro vinculados a casos de corrupción o violaciones de derechos humanos.

Pero el interés de estos territorios en torno a la nación petrolera no es casual. Y es que Venezuela se ha convertido en un verdadero problema para el resto del mundo por diversas razones.

Publicidad

Retroceso económico

El país con una de las mayores reservas petroleras del mundo hoy sufre una debacle económica garrafal que empaña al crecimiento financiero de sus vecinos latinoamericanos.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la región creció a un ritmo de 1,3% en 2017 y estima que repuntará en 1,9% este año, para alcanzar el 2,6% en 2019. Esto gracias a que tanto Brasil, Argentina y Ecuador lograron superar la recesión en la que estaban sumergidas.

Sin embargo, de no ser por la crisis venezolana, el auge del grupo pudo haber alcanzado el 2,5%. Venezuela fue la única economía de ese lado del hemisferio que se contrajo el año pasado y, según las proyecciones del propio FMI, se espera que esta situación se repita en 2018. http://triangulando.net/podria-2018-peor-ano-venezuela/

La tierra natal de Simón Bolívar comenzó este período dentro de un espiral hiperinflacionario que podría llevarle a cerrar el año con cerca de 15.000% de inflación, con una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del 15%. Superando así los 14% de recesión económica y los 2.400% de alza a los precios al consumidor con los que culminó el pasado 2017.

Publicidad
Curso Prevencion de Fraude

Tal es la situación venezolana que ni siquiera el reciente aumento de los precios petroleros ha podido beneficiar a la nación cuyo 95% de sus ingresos totales derivan de este rubro.

Esto debido a que el aparato productivo de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) luce cada vez más debilitada, al punto de caer a su piso histórico de producción mensualmente. Solo el pasado diciembre el descenso representó el nivel más bajo de elaboración de la firma en los últimos 28 años, cuando apenas extrajo 1,6 millones de barriles al día, 216 mil barriles menos que el mismo período en 2016, según cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep)  http://triangulando.net/mafias-corrupcion-debacle-productivo-pdvsa-venezuela/

Esta situación ha llevado a que el año pasado dejasen de entrar a la nación unos 5.500 millones de dólares producto de las ventas del crudo, cantidad que habría podido ser abonada a la deuda externa y ser útil para la importación de medicinas o alimentos escasos en la nación, explicó el diputado opositor y presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), José Guerra, en un artículo publicado en el portal venezolano Finanzas Digital.

Esta caída en los ingresos venezolanos, además, ha estado estropeando los comercios bilaterales del país con otras naciones como Colombia, por solo citar un caso.

El pasado octubre el ministro de Hacienda colombiano, Mauricio Cárdenas, se trasladó a Washington para hablar con las autoridades del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre Venezuela.

Publicidad

Ese mes, Cárdenas alertó en una una entrevista a Yahoo News que la crisis venezolana había llevado al “marchitamiento” del comercio entre los dos vecinos. “Hasta hace 9 o 10 años el comercio bilateral entre ambos países era cercano a los 6.000 millones de dólares. Hoy ese comercio es prácticamente cero, y no estoy exagerando. El comercio que existe no supera los 500 millones, en algunos productos petroquímicos, etcétera”, dijo.  https://es-us.noticias.yahoo.com/el-duro-golpe-que-recibe-colombia-por-la-crisis-de-venezuela-213206085.html

El Gobierno de Maduro se ha valido de artimañas para perpetuarse en el poder, como la Asamblea Nacional Constituyente “profundamente chavista”

Un mal ejemplo para los demás

A ello se une el hecho de que Venezuela se ha convertido en un “mal ejemplo” para una comunidad global preocupada por que estos sucesos no se repitan en sus respectivos países, según la internacionalista y profesora de la Universidad Central (UCV) Giovanna de Michele

Se refiere al hecho de que Venezuela es hoy manejada por un gobierno elegido por la vía democrática que, una vez establecido en el poder, devino en un sistema autoritario por múltiples vías, como el apoyo de mayorías parlamentarias incondicionales y la redacción de un nuevo texto constitucional realizado para atender exclusivamente a las necesidades del Ejecutivo.

“Esto lo podemos ver en todas las campañas electorales y preelectorales que se están desarrollando en América Latina actualmente, donde el tema venezolano está presente como el ejemplo de lo que nadie quiere para su país y eso es un indicativo muy claro de que la imagen que Venezuela está transmitiendo al mundo es profundamente negativa”, sostiene. http://triangulando.net/asamblea-constituyente-herramienta-cubana-del-chavismo-perpetuarse-poder/

Y es que el país petrolero entorpece el “imperante” progreso del modelo democrático en la región tras la caída del llamado “Socialismo del Siglo XXI”, evidenciado por la salida del kirchnerismo en Argentina, la caída de Dilma Rousseff del Gobierno brasileño y la llegada de Pedro Pablo Kuczynski en Perú, indica el exembajador de Venezuela ante las Naciones Unidas Milos Alcalay.

“América Latina se está orientando nuevamente a un modelo de democratización, sumado a una serie de posiciones que han tomado parlamentarios estadounidenses y miembros de la sociedad civil que han ido clarificando una posición del presidente Donald Trump, que apunta a que Latinoamérica haga los esfuerzos bilaterales y multilaterales hacia la democratización del continente”, subraya.

En este punto, coincide la también exdiplomática e internacionalista venezolana Milagros Betancourt. Considera que el tema de los Derechos Humanos en la región es de mucho interés en tanto el continente, y en especial Estados Unidos, no está dispuesto a repetir con Venezuela la experiencia vivida con la dictadura cubana.

Además resalta razones de convivencia pacífica en el hemisferio, pues la situación venezolana afecta en algunos casos la relación armónica entre los Estados.

Venezolano vendiendo arepas en calles de Lima, Perú

La carga migratoria

No obstante, la ola migratoria que ha generado la crisis en el país dirigido por el chavismo es –quizás- la principal motivación de la comunidad internacional para colaborar en la solución de los problemas venezolanos.

“La crisis se ha ido agravando y varios territorios del hemisferio ya están sintiendo con una importancia considerable las consecuencias de la migración venezolana, las cuales naturalmente se agravarán si esta no es resuelta”, mantiene el abogado experto en relaciones internacionales Mariano de Alba.

Alude al éxodo de venezolanos que se ha ido incrementando en los últimos años, en la medida en que miles de ciudadanos huyen de los problemas generalizados que azotan a Venezuela y buscan mejores oportunidades en otras tierras.

Cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Banco Mundial revelan que solo para el 2015 habían salido del país al menos 655 mil personas. Estos datos se unen a los anunciados el pasado junio por la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que aseguraron que hubo un aumento de 8.828% en el número de solicitudes de asilo por parte de venezolanos entre 2012 y 2016.

Un informe global sobre este fenómeno migratorio, elaborado por el Observatorio de la Voz de la Diáspora Venezolana con números de los institutos de estadística de los países de acogida, concluyó que más de dos millones de ciudadanos han dejado Venezuela en los últimos 18 años, desde la llegada del chavismo al poder.

En su mayoría, estos ciudadanos han escogido a naciones como Colombia, Chile, Panamá, Perú y Estados Unidos como destino para iniciar una nueva vida lejos de la crisis venezolana.

“Venezuela se ha convertido en un problema para la comunidad internacional porque está generando una ola migratoria alarmante, sobre todo en sus vecinos, obligando a estos territorios a tomar políticas específicas para atender a los inmigrantes que llegan prácticamente en situación de total desesperación”, asevera De Michele. 

Pero los países de Latinoamérica no son los únicos que han recibido a los inmigrantes venezolanos en los últimos años. España es, a la fecha, la segunda opción de los ciudadanos que intentan huir de la crisis generada por el chavismo, siendo solo superado por Colombia http://www.noticiasrcn.com/videos/atacaron-bombas-molotov-venezolanos-cucuta

La cantidad de emigrantes venezolanos registró el mayor aumento de residentes extranjeros en la nación europea a lo largo del primer semestre del 2017. Durante ese período, el número de personas que emigraron y se establecieron en tierra española aumentó a 10.478, sumando un total de 73.747 residentes, de acuerdo con los datos recopilados hasta el 1° de julio del año pasado difundidos por el Instituto Nacional de Estadística.

Miles de venezolanos salen diariamente de las fronteras del país huyendo de la crisis

Cucuta, Colombia. Venezolanos viviendo en las calles de la ciudad fronteriza colombo-venezolana 

Un Estado cada vez más aislado

Todos estos escenarios han llevado a la comunidad internacional a actuar con contundencia y apuro sobre la crisis en Venezuela. Algo que, además, ha generado un aislamiento del Gobierno de Maduro con el resto del mundo.

“La posición de Venezuela está muy debilitada y está en su peor momento histórico”, sentencia la internacionalista De Michele. Añade que el país “nunca había exteriorizado tanta incertidumbre, falta de credibilidad y coherencia, ni se había visto manejada por un gobierno tan desconectado de los problemas del país, ni tan desesperado por mantenerse en el poder por estar en el poder y no para servirle a sus gobernados y resolver los problemas del territorio, sino para mantener el predominio de una ideología que ha sido su sustento fundamental”.

Y mientras que el Ejecutivo venezolano no de un viraje en sus políticas internas y envíe claras señales de que encaminará al país hacia la estabilidad económica y la democratización, nada parece indicar que el distanciamiento al que ha sido sometido vaya a cambiar.

“Veo a Venezuela cada vez más aislada de la comunidad internacional, con muchos países vecinos e importantes no reconociendo al gobierno, aumentando las sanciones o tomando medidas diplomáticas y económicas que demuestren concretamente su desacuerdo con la crisis y el rumbo del país”, dice el experto Mariano De Alba.

Puntualiza que la comunidad internacional, y especialmente países como Colombia y Brasil, podrían entrar incluso en una fase de tratar de contener la migración venezolana.

Aún así, De Alba concluye que el resto del mundo debe aumentar la presión sobre el Ejecutivo chavista tomando medidas concretas “que le demuestren y hagan sentir al régimen que su actuación antidemocrática tiene consecuencias en las demás naciones, a pesar de la impunidad interna”. Mantiene que esto no es incompatible con esfuerzos para buscar salidas negociadas y facilitar vías para que miembros importantes de la coalición de gobierno la abandonen y se produzca un quiebre de las fuerzas en el poder venezolano.

 

Héctor A. Díaz / Caracas / @HecAdia

Dejar un comentario