Vencedores y pardillos


Cierto que para el nuevo presidente del Gobierno español, era la primera cumbre de la UE. Pero también lo era para el primer ministro italiano Giuseppe Conte. Y este ha salido de Bruselas como todo un campeón. Mientras Pedro Sánchez volvía a España como pagafantas. La cumbre ha estado marcada por el vértigo que produce en la Unión la amenaza de una inminente desaparición política de Angela Merkel. Se tenía que firmar algo para que la canciller pudiera aplacar a los aliados en casa. Aunque se firmara la nada.

El italiano Conte fue el triunfador porque impuso la agenda de su ministro Salvini. Amenazó hasta última hora con el veto, consciente de que Merkel no podía volver a casa de vacío. Conte lograba así un compromiso general con una política italiana que acababan de tachar de horrorosa y xenófoba. Italia mantendrá sus puertos cerrados a la inmigración. Y consigue dinero para un desarrollo masivo de la fuerza costera libia que impida la salida de los barcos, persiga a los traficantes e impida a las ONG acercarse a aquel país africano a recoger a inmigrante ilegales. Los acuerdos de Dublín, según los cuales el primer país de la UE en recibir a un peticionario de asilo era responsable del mismo, están muertos. Italia se siente legitimada a mandar al norte a los que lleguen. Las cuotas que pretendían la Comisión y Alemania también están muertas por la firme oposición de los cuatro de Visegrado y no solo ellos. Todos aceptan que la prioridad es cerrar la frontera exterior lo más impermeable posible.

Y Sánchez, este que se jacta de engañar a los españoles negándoles la prometida convocatoria de elecciones, ha sido el gran pardillo de la cumbre. A cambio de media vaguedad se compromete a aceptar que Alemania le devuelva refugiados como solo Grecia, débil y entregada a Berlín, ha aceptado. Y todo indica que serán España y Grecia quienes empiecen por tener esos grandes campos de internamiento (unos mega CIE) para inmovilizar a los inmigrantes. Dicen que los pagarán entre todos. Ya veremos.

Publicidad

Hermann Tertsch / Madrid / @HermannTertsch

 

Dejar un comentario