Venezuela: Imperativo blindar al TIAR contra la corrupción


Para nadie es un secreto que la extorsión es uno de los delitos más frecuentes en Venezuela. En un país manejado por el crimen organizado, donde la única institución legitima es la Asamblea Nacional, no sorprende el auge del delito de extorsión y menos  la impunidad con que opera. Igualmente la corrupción, que por generaciones ha colocado al país en el penoso lugar de ser uno de los más corruptos del mundo, no sorprende a nadie que haya tenido que tratar con el sector público o privado del país.

El prestigioso medio de periodismo investigativo Armando Info publicó una investigación que compromete a nueve diputados de oposición – paradójicamente 5 de ellos miembros de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional- por presuntamente gestionar a favor del empresario colombiano Carlos Lizcano, vinculado con el régimen de Nicolás Maduro en la distribución de un programa de alimentos subsidiados conocido como CLAPS.

La denuncia periodística llega en momentos en que el Presidente (E) Juan Guaidó intenta revivir la protesta popular contra Maduro y su aprobación a disminuído hasta un 42% aproximadamente.

Igualmente la denuncia sobre corrupción de diputados de oposición llega pocas horas después de que el Presidente Guaidó destituyera a su embajador en Colombia, Humberto Calderón Berti, destitución que no tuviera mayor relevancia sino fuera porque igualmente, esta decision habría obedecido a una situación de presunta – y peligrosa – “deslealtad” hacia la directriz de Guaidó. Según documentos extraoficiales filtrados por miembros de la legación, Calderón Bertí habría aceptado ser parte de una “transición concertada” con dos figuras del régimen de Maduro. Sería el “hombre de la transición política capáz de reunirse con todos los sectores del país”, especialmente con los de la derecha más radical venezolana y quienes son su principal apoyo tras él mismo admitir no tener relaciones “hace cinco meses” con el Presidente encargado.

Así las cosas, el panorama de la oposición política de Venezuela se enturbia entre escándalos de corrupción, conspiraciones, sobornos y extorsión, cuando el país se encuentra a escasas cinco semanas de renovar el Parlamento, cosa que debería ocurrir el próximo 5 de enero del 2020.

Conspiración de Maduro

Tras la publicación de Armando Info, el Presidente Guaidó  se dirigió al país. En su alocución manifestó la invalidez de cualquier documento expedido por la Comisión de Finanzas del Parlamento al tiempo que ordenó una investigación y a los nueve diputados involucrados en los presuntos hechos de corrupción los separó de la función pública.

Por su parte, los partidos Voluntad Popular y Primero Justicia, excluyeron de sus comisiones a sus cinco diputados que aparecen en el reportaje publicado este domingo. Ya la noche del sábado, el polémico diputado Freddy Superlano había renunciado a la presidencia de la  Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional para “facilitar las investigaciones”.  Recordemos que a principios de noviembre el también diputado opositor José Guerra – sin dar nombres – había denunciado  “sobornos” a colegas.

“Tal como lo anunció el diputado José Guerra. A partir de ese momento, iniciamos una investigación que fue atando cabos hasta llegar a unos nombres y un modus operandi específico. Nombres que fueron cruzados con los elementos de la investigación que ha salido el día de hoy, nos ha permitido atar cabos».

Guaidó explicó que el régimen de Nicolás Maduro, captó a algunos de los diputados que están señalados en esta investigación “para impedir mi ratificación como presidente del Parlamento y por ende presidente encargado de Venezuela, el próximo 5 de enero», dijo.

Explicó Guaidó que el rol de estos diputados no solo es el lavar la cara a los corruptos o votar junto al Psuv el 5 de enero, si no también conseguir 30 diputados para romper la unidad del Parlamento.

Curiosamente, entre los nueve diputados figura José Luis Pirela, perteneciente a la fracción 16J que respalda a la líder de oposición María Corina Machado. Su fracción, hasta ahora, es la única que no se ha pronunciado sobre este caso de presunta corrupción.

El TIAR

Durante su alocución al país, Guaidó resaltó la reunión que en Bogotá tendrá lugar el próximo martes 3 de diciembre con motivo del encuentro de los miembros del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, TIAR.

Julio Borges, comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores, llevará los nombres y datos importantes de esta investigación y según reportes de prensa ratificará la presión del Parlamento a todas las investigaciones que se han llevado desde hace más de tres años para poder develar la trama de corrupción que ha forjado la dictadura.

Borges, quien ha insistido en la aplicación del TIAR  como instrumento de presión contra el régimen de Maduro publicó en su cuenta de Twitter  un documento donde muestra los logros que ha obtenido su gobierno con el instrumento, destacando la identificación de Maduro como una amenaza para la región, el apoyo a lo que han denominado agenda de presión, el respaldo al Parlamento, el proceso escalonado y la creación de una base de datos sobre quienes sean aliados o “testaferros” del Gobierno.

Esos “datos y nombres” son los que causan mayor curiosidad a la opinión pública toda vez que en Venezuela es precisamente la creación de “listas” lo que ha generado casos de denuncias sobre intentos de extorsión.

En el caso de la recolección de información para la base de datos para el TIAR también se han conocido denuncias de presuntos intentos de extorsión por parte de supuestos “asesores”‘ involucrados en la recolección de la información.

Los países que asistirán a la reunión en Bogotá son:  Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Venezuela.

Se ha filtrado que no todos estarían de acuerdo con algunos puntos que se discutirán el 3 de diciembre. Julio Borges deberá demostrar que la data que lleva al TIAR es fidedigna.

Lourdes Ubieta / Miami 

 

 

Dejar un comentario